Foto: AerialX

Los drones han proliferado de tal manera que muchas compa√Ī√≠as de seguridad invierten tiempo y dinero en crear contramedidas para detener drones cuando entran en espacio a√©reo restringido. El √ļltimo miembro de este arsenal luce especialmente violento. Se trata de un dron cazador.

El dron lleva por nombre Dronebullet y hace honor a su nombre. Con un fuselaje ahusado parecido al de un misil, el dispositivo se mueve mediante cuatro rotores y est√° dirigido por un sistema de reconocimiento visual aut√≥nomo controlado mediante IA. En otras palabras, una vez emprende el vuelo ya no depende de ning√ļn operador en tierra, por lo que no es susceptible a interferencias o hackeos.

El sistema de ataque de Dronebullet es r√ļstico, pero efectivo. Simplemente embiste al otro dron con su punta blindada. El impacto no causa da√Īos al dron interceptor, pero su v√≠ctima sufre estragos m√°s que suficientes como para que sus sistemas se aver√≠en y, o bien caiga com una piedra, o se vea obligado a aterrizar.

Advertisement

Dronebullet depende de una red de sensores que es la encargada de vigilar el espacio aéreo prohibido (sea un hospital, un aeropuerto o el lugar de rodaje de Juego de Tronos) y activar el dron cazador.

El dron no se vende a particulares. Su fabricante, una compa√Ī√≠a canadiense llamada AerialX, lo ofrece a cuerpos de polic√≠a o compa√Ī√≠as privadas de seguridad. Tambi√©n ofrece servicios de investigaci√≥n forense en caso de drones que causan da√Īos o provocan problemas como el registrado recientemente en el Aeropuerto de Gatwick, en Reino Unido. El aeropuerto se vio obligado a cerrar durante 24 horas debido a la presencia peligrosa de drones cerca de las pistas. [AerialX v√≠a New Atlas]