Este es el aspecto de un copo de nieve aumentado 50.000 veces. Parece alguna pieza microscópica fabricada por el hombre, o el fallo de una impresora 3D, pero en realidad es obra de la naturaleza. Bajo unas condiciones meteorológicas denominadas cencellada dura, la niebla se congela formando diminutas partículas de escarcha. Si son lo bastante finas, estas partículas se adhieren a las estructuras geométricas de un copo de nieve interrumpiendo su formación habitual. [Foto: Brian0918 bajo licencia Creative Commons]