Entre las cosas que me vienen a la cabeza para mover con un imán, un ratón no está precisamente entre las primeras, pero todo depende de la fuerza del imán. En The Action Lab se han hecho con uno tan potente que puede desplazar suavemente a un ratón.

Advertisement

¬ŅC√≥mo es posible? La respuesta no tiene que ver con la cantidad de hierro en la sangre del animal, sino con el diamagnetismo. El diamagnetismo es una propiedad de los materiales que hace que se vean levemente repelidos por los campos magn√©ticos de igual manera que los materiales ferromagn√©ticos se ven atra√≠dos por los imanes.

Se trata de un tipo de fuerza magnética mucho más débil que el magnetismo de los metales que conocemos, pero afecta a toda la materia, incluyendo a los seres vivos. Si logramos hacernos con un imán lo bastante potente, su campo magnético puede mover muy levemente objetos que aparentemente no son magnéticos (como fruta) y hasta un ratón. En el vídeo de The Action Lab hacen unos cuantos experimentos interesantes con el imán. [vía The Action Lab]