Este ingenioso dispositivo de bolsillo para limpiarte el culo ya ha recaudado más de medio millón de dólares

Foto: Sonny

¡Jaja! ¡No sabe cómo se usan las tres conchas! El chiste de la película Demolition Man es gracioso, pero en realidad pone el acento sobre un problema real para nuestro futuro: estamos usando papel higiénico por encima de nuestras posibilidades. Este dispositivo quiere terminar con esa debacle de celulosa.

El chisme se llama Sonny (Con dos enes. No confundir con la marca japonesa) y es un bidé portátil. En esencia, es un cilindro con un pequeño depósito de agua y un motor que pulveriza ese agua con fuerza sobre la zona que queramos dejar como los chorros del oro, normalmente nuestro ano. Sus propios creadores se refieren a él como “el iPod Nano de los culos” y lo cierto es que por muchos chistes que hagamos al respecto, no deja de ser una idea interesante.

Advertisement

Cuando no lo usamos, el dispositivo (un cilindro de aluminio con un único botón) reposa elegantemente sobre un soporte que le sirve de base de carga. Fuera de esta base, sus baterías duran tres semanas usándolo dos veces al día. Es más que suficiente para llevárnoslo de viaje y no preocuparnos nunca más por baños públicos sin papel higiénico. Si alguna vez has tenido que asomar tus apreciadas nalgas sobre un agujero en el suelo en una cabaña de El Cairo después de haber sufrido la maldición que los faraones reservan a los turistas entenderás de qué estoy hablando.

Foto: Sonny

Sonny tiene dos modos de presión. Su depósito de agua de 100 mililitros da para 45 segundos de chorro a baja presión, o 25 segundos de chorro a alta presión. El dispositivo viene con dos depósitos de manera que podamos intercambiar el vacío rápidamente en caso necesario. Cada depósito se puede rellenar con agua del grifo sin problemas, y hasta podemos añadir algo de jabón líquido o sustancias más exóticas si ese es nuestro gusto, aunque la idea general es usarlo como artefacto de limpieza. En cuanto al cabezal que expulsa el agua, está recubierto de una capa antibacteriana y se puede retirar para lavarlo.

El aparato no exime completamente de usar papel higiénico. Si queremos secarnos las posaderas todavía vamos a necesitar un poco de papel, pero siempre será mucho menos de lo que consumimos ahora. Cada año, la humanidad se gasta la friolera de 36 millones de rollos de papel higiénico, un bien de consumo en cuya fabricación se sacrifican anualmente alrededor de 15 millones de árboles y casi dos billones de litros de agua.

Advertisement

Hay mucha gente preocupada por ese despilfarro, y eso ha hecho que Sonny ya haya recaudado más de medio millón de dólares en Indiegogo, un 2.397% más de lo que pedían para comenzar. Es una cifra inusitadamente alta para un crowdfunding, pero Sonny parece haber tocado la fibra sensible de muchas personas preocupadas por el medio ambiente.

Es difícil saber si el invento se generalizará a largo plazo, pero quizá algún día los seres humanos del futuro se rían de nosotros porque no sabíamos cómo usar el cilindro limpiador. Quizá ese futuro comienza ahora. [Sonny en indieGogo vía Mentalfloss]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key