Probablemente ya sab√≠as que las hembras de mantis religiosa tienen la desagradable costumbre de devorar al macho despu√©s de aparearse. Este v√≠deo muestra otra faceta a√ļn m√°s extra√Īa y aterradora de la especie: qu√© pasa cuando el almuerzo de la se√Īora mantis comienza antes de comenzar el apareamiento.

Advertisement

El vídeo muestra a la hembra de mantis, mucho más grande y poderosa que el macho, atrapar a este cuando se aproxima para aparearse y devorar completamente su cabeza. Hasta aquí parece que el apareamiento ha terminado antes siquiera de empezar, pero no es así, la hembra libera el cuerpo decapitado del macho y este comienza a moverse lenta y mecánicamente hasta situarse sobre ella y fecundar sus huevos en una escena digna de una película de terror.

¬ŅC√≥mo es posible que el macho de mantis siga movi√©ndose despu√©s de haber sido decapitado? La respuesta est√° en su abdomen. Miles de terminaciones nerviosas gu√≠an el cuerpo agonizante del insecto como si fuera un zombie y se aseguran de que se aparee con √©xito incluso sin cerebro.

Advertisement

La siguiente pregunta es m√°s retorcida: ¬Ņpor qu√©? Resulta que existe una ventaja evolutiva en este tipo de apareamiento sobre los machos que logran aparearse con la hembra y escapar antes de que esta de buena cuenta de ellos. El macho decapitado permanece m√°s tiempo acoplado a la hembra y as√≠ logra fecundar muchos m√°s huevos. En cierto modo, es el ganador del gran juego de inmortalizar sus genes, aunque pierda la cabeza (y la vida) en el proceso. [v√≠a Deep Look]