Tiene el aspecto de una tabla de surf flotando en el mar, pero en realidad es la incorporación más reciente al nutrido catálogo de drones de la marina estadounidense. Se llama Wave Glider, y es capaz de patrullar por sí solo el mar mientras extrae la energía que necesita del sol y del oleaje.

El ejército lleva tiempo tratando de dar con un vehículo capaz de hacer esto. Hasta ahora, la vigilancia marítima se limitaba a imágenes por satélite y boyas, pero faltaba un dispositivo que fuera capaz de recorrer zonas amplias del mar sin tener que repostar, sin tripulación humana y a un coste razonable. El Wave Glider cumple todo eso gracias, probablemente, a que su origen es muy humilde.

El primer prototipo lo diseñó un inventor llamado Joe Rizzi en 2003. Rizzi acostumbraba a hacer submarinismo en la costa de Hawai, y durante sus sesiones disfrutaba del canto de las ballenas que se transmite a través del agua. El sonido le gustaba tanto que decidió buscar una manera de poder disfrutarlo en directo. Su solución fue una tabla de surf flotante con un hidrófono y un cable que lo conectaba al equipo de música de su casa.

Años más tarde, una compañía llamada Liquid Robotics compró la idea y la perfeccionó para crear el dron Wave Glider. El dispositivo está formado por dos partes. Unos metros bajo la superficie, un vehículo lleno de sensores se encarga de monitorizar el mar a su alrededor. Este vehículo lleva unas aletas que recogen energía de las propias olas y permiten al dron desplazarse. A nivel de la superficie, una tabla alberga células solares que proporcionan energía a todos los sistemas electrónicos y emite sus datos a través de varias antenas.

Disponible en varias versiones, el más grande de estos drones submarinos autónomos, bautizado como SV3, es capaz de llevar encima 51 sensores diferentes. Su orientación se realiza a través de un sistema GPS.

Advertisement

La marina no es la única interesada en estos drones. Algunas compañías como las que instalan cables transoceánicos pueden servirse de estos vehículos para monitorizar la temperatura del agua o temblores bajo la superficie. También se están usando con fines de investigación o de mera vigilancia. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica estadounidense (NOAA) utiliza los Wave Glider para monitorizar la acidificación de los océanos en zonas como Alaska. [Liquid Robotics vía Yahoo News]

Fotos: Liquid Robotics, NOAA y FastWave

Click here to view this adampash.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)