Todas las imágenes: Scuf.

El Microsoft Elite personalizable es uno de los mejores mandos de control que puedes comprar para tu Xbox One o tu PC, pero si eres fanático de PS4 tendrás que comprar un mando del fabricante Scuf para poder contar con algún tipo de personalización en tu mando. Los modelos de Scuf para PlayStation 4 siempre nos han gustado, pero su nuevo mando, el Vantage, se olvida del diseño de PS4 para crear un híbrido del que incluso Microsoft estaría orgulloso.

En primer lugar tenemos las paletas que se encuentran en la parte trasera del mando que cualquier propietario de un Microsoft Elite (u otro modelo de Scuf) reconocerá de inmediato. Los viejos mandos de Scuf para PS4 contaban solo con dos paletas, pero el Vantage incluye dos más, además de otros botones adicionales, algunas opciones de personalización y los tan necesitados controles de audio. Su precio de 170 dólares no es barato (incluso es 40 dólares más caro que otros mandos de Scuf de PS4), e incluir tantos botones parece exagerado, pero supongo que ese es el precio que debes pagar si eres un gamer profesional que quiere tener el mayor control posible en sus partidas, o si eres un gamer casual que simplemente quiere derrotar a todos sus amigos.

Advertisement

Pude probar el Vantage durante una hora y me gustó mucho. Las paletas traseras permiten jugar a un nivel profesional sin necesidad de recurrir a configuraciones extrañas de los controles, y sin tener que mover los dedos de formas extrañas para poder presionar todos los botones que necesitarías en un mando tradicional. Simplemente sujetas el mando como siempre lo harías y utilizas las cuatro paletas traseras para reemplazar los botones de la parte superior del mando, lo que permite que siempre mantengas los pulgares apoyados sobre los joysticks. También puedes cambiar la configuración de las paletas sobre la marcha con solo presionar un botón para remap junto al que quieres cambiar. Mi primer intento al intentar “remapear” una de las paletas fue algo confuso, dado que no estuve seguro de que había funcionado hasta que regresé al juego para probarlo.

El mando, aunque está diseñado para consolas PlayStation 4, toma prestado el diseño de sus botones y sus joysticks del mando de Xbox One, y puede que te tome un poco de tiempo acostumbrarte si estás acostumbrado al de PS4.

Advertisement

También tiene dos botones llamados “Sax”, que se encuentran a los lados debajo de los dedos índices para que sea fácil presionarlos sin tener que quitar los dedos de los gatillos. Estos gatillos laterales también son personalizables, y puedes cambiarlos por otros accesorios como una rueda dial para ajustar la distancia de recorrido del botón de disparo para así disparar más rápido.

Para facilitar las cosas a los jugadores que usan el chat de voz durante sus partidas, el mando también cuenta con un control deslizante de volumen debajo del joystick y el D–Pad que permite ajustar rápidamente el volumen de audio o silenciar por completo el chat, una característica bastante útil que me encantaría tener en mi mando de PS4.

Advertisement

La lista de componentes ajustables, cambiables y personalizables es bastante larga, ya que casi todos los componentes del Vantage se pueden ajustar, reemplazar o eliminar. Incluso puedes cambiar su parte frontal, cambiar los joystick, quitar las paletas traseras y quitar los módulos de vibración del mando para hacerlo más liviano (y evitar que esa vibración perjudique tus disparos). Sin embargo, me gustaría que fuera un poco más pequeño.

El Scuf Vantage está disponible para reserva, aunque su precio podría hacerte considerar lo mucho que realmente te importa apuntar mejor los disparos en el Call of Duty. El modelo cableado cuesta 170 dólares, mientras que el modelo inalámbrico (que también se puede usar con cable) cuesta 200 dólares.