Los agricultores suelen utilizar herbicidas para controlar la maleza en sus cultivos. Pero estos productos tienen un impacto negativo en el medio ambiente. Un grupo de investigadores en la Universidad de Copenhagen, en Dinamarca, han descubierto que cambiando el patrón de sembrado se evita el crecimiento de malas hierbas.

En estudios, los científicos demostraron que la maleza no puede competir con el crecimiento de cultivos como el maíz, granos y frijoles si los agricultores alteran sus patrones de siembra. La idea es plantar las semillas en modelos de red en lugar de hileras que es como normalmente se hace. Así lo explica Jacob Weiner, encargado del proyecto:

Nuestros resultados demuestran que el control de malezas en los campos mejora con el abandono de técnicas tradicionales de siembra. Los agricultores de todo el mundo, siembran sus cultivos en hileras. Nuestros estudios con trigo y maíz sembrados en un modelo de red, suprimen el crecimiento de malezas. Esto proporciona una mayor cosecha en los campos propensos a tener grandes cantidades de maleza.

Las pruebas se hicieron en campos de trigo de Dinamarca y de maíz en Colombia. La siembra se hizo en un patrón de red que deja menos espacio entre cada semilla. De esta manera, la cantidad de mala hierba mala se reduce hasta en un 72%, y el rendimiento de la cosecha se incrementó a casi la mitad (45%) sin necesidad de usar pesticidas.

El truco es aumentar la competencia de las plantas buenas por el espacio, de manera que no dejen sitio a la maleza. El hecho de que las primeras se cultiven les da cierta ventaja temporal a la hora de colonizar todo el espacio más rápido. El estudio busca mejorar la agricultura con un método sostenible que mantenga la producción, no dañe el medio ambiente ni a los consumidores. Los investigadores aún estudian la interacción de las plantas para mejorar la técnica de sembrado en otros tipos de granos. [vía Phys.org]

Imagen: Patrick Foto / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)