Lo que MG no detalla en su publicación es cómo la memoria flash pasa de emular un teclado a activar un pequeño dispositivo explosivo que la destruye de manera efectiva, junto con cualquier evidencia incriminatoria, cuando completa su tarea de entregar el software. Claro que enseñar a la gente de Internet cómo fabricar un dispositivo de ese tipo podría traerle problemas legales. La moraleja es que no deberías meter en tu PC ningún pendrive misterioso que podría o no estar ocultando una pequeña bomba.

Advertisement
Advertisement

[Medium vía Hackaday]