Comienza con la creación del chasis del vehículo, sobre el que luego construye la parrilla. A continuación, conecta 52 motores a pinchos de barbacoa individuales controlados por cada una de las teclas blancas del piano.

Advertisement

Para hacer esto, pega un pequeño interruptor debajo de cada una de las teclas del piano eléctrico, de manera que cada vez que toca esa tecla, hace girar el pincho correspondiente.

Una vez que instala una bandeja para el carbón y todos los componentes electrónicos, nuestro genio creativo agrega dos ruedas delanteras y una rueda trasera eléctrica bajo el asiento del piano.

Advertisement

Las mentes más brillantes de nuestra oficina concluyeron que debe de haber un motor de cubo en la rueda trasera alimentado por las baterías bajo el piano para impulsar el artilugio.

Después de esta construcción intrincada y maravillosamente satisfactoria, nuestro héroe pone la carne en la parrilla y prueba su creación. Mientras recorre su taller tocando una hermosa música, la carne que se cocina sobre su parrilla gira de una manera increíblemente satisfactoria.