Pocas veces he visto un v√≠deo que me haya impresionado tanto como el que acompa√Īa al texto. Es cierto que existen muchos similares, pero la belleza que capta en esta ocasi√≥n el piloto desde la cabina es brutal. Por momentos on√≠rico e irreal, lo que vemos es la majestuosidad de nuestro planeta desde las alturas.

Los pilotos de aviaci√≥n son esas personas a las que voy a envidiar toda la vida. Nadie en el planeta tiene semejantes vistas desde la oficina. Si adem√°s de piloto eres fot√≥grafo y productor de cine, entonces te pueden salir piezas como la que ha subido Sales Wick, un capit√°n suizo de 30 a√Īos. Seg√ļn explica Wick:

Volar a trav√©s de la noche, mientras que el mundo est√° debajo de nosotros durmiendo, es una cosa bastante com√ļn para un piloto de larga distancia. Justo cuando las luminosas luces de la ciudad est√°n desapareciendo detr√°s de nosotros, la V√≠a L√°ctea comienza a ser claramente visible por delante.

El timelapse fue grabado durante un vuelo nocturno de Zurich a Sao Paulo. Una maravilla donde se puede apreciar el brillo de las ciudades y las luces de los aviones de paso. Finalmente y de forma m√°gica, un entorno rodeado de las numerosas estrellas fugaces que acaban conformando un peque√Īo viaje on√≠rico. [Telegraph]