Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Esto es lo que ocurre cuando intentas arrancar un coche que ha pasado seis meses sumergido en un lago

35.4K
7
Save
Captura de pantalla: Garage 54 ENG

En el otoño de 2017, Vlad, del canal de YouTube Garage 54 ENG, dejó una Lada Samara en el fondo de un lago. Hace unos meses lo recuperó y trató de ponerlo en marcha. Esto es lo que sucedió.

Por aclararlo, se trata del mismo canal de YouTube que enterró tres coches durante un año, después los desenterró y trató de ponerlos en marcha. Fue una tarea difícil por la cantidad de agua que había entrado en los motores, así que imagínate las probabilidades que se acumularon en contra de arrancar este pobre Lada Samara rojo, que pasó seis meses en el fondo de un lago.

Advertisement

Aquí está el video que muestra a Vlad y su equipo drenando el refrigerante, el aceite y el combustible del coche para luego arrojar el sedán ruso al extremo poco profundo de un lago:

Sumergir el coche, que tenía la transmisión rota pero por lo demás funcionaba bien, terminó arruinando el techo debido a la presión del hielo, como verás en este otro vídeo en el que el equipo de Vlad recupera el vehículo e intenta ponerlo en marcha:

Sorprendentemente, tras sacar el sucio Lada del lago, extraer las bujías y conectar una nueva batería, Vlad consiguió que el motor girara y disparara el agua del lago de sus cilindros. Con aceite fresco, un poco de fluido de arranque y algo de gasolina, además de un poco de aire comprimido para secar algunas de las conexiones eléctricas, la máquina empezó a funcionar.

Vlad no intenta conducir el coche, presumiblemente porque la transmisión estaba rota incluso antes de meterlo en el lago, pero eso no le resta valor al hecho de que el Lada arrancó después de seis meses bajo el agua.

Como nos enseñó hace unos años el programa británico Fifth Gear, poner en marcha un automóvil cuyo motor ha absorbido agua no es gran cosa, siempre y cuando no hayan doblado los pistones. Pero ¿hacerlo después de seis meses con tanta facilidad? Ahora quiero un Lada Samara, y eso es algo que nunca pensé que diría.

Share This Story

Get our newsletter