En febrero, la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) lanzó un costoso observatorio de rayos X que apenas pasó un mes en el espacio antes de empezar a girar sin control y romperse. Pero el satélite de $273 millones no murió en vano: esto es lo que vio antes de perder el contacto con la Tierra.

Advertisement

Un estudio publicado en Nature analiza la √ļltima observaci√≥n del sat√©lite en su corto viaje por el espacio. Antes de morir, Hitomi tuvo tiempo de echar un vistazo al c√ļmulo de Perseo, un gigantesco grupo de galaxias situado a 240 millones de a√Īos luz de la Tierra que contiene un agujero negro supermasivo en su centro. Los astrof√≠sicos rascaron los datos recogidos por la nave y sacaron algunas conclusiones interesantes sobre el papel que desempe√Īan los agujeros negros en la formaci√≥n ‚ÄĒy en la no formaci√≥n‚ÄĒ de las galaxias.

La nave pudo medir las emisiones de rayos X de esta zona del c√ļmulo, concretamente del plasma supercaliente que se acumula entre las galaxias:

Imagen: Hitomi / JAXA, NASA, ESA, SRON, CSA

Advertisement

Se cree que los c√ļmulos de galaxias contienen grandes cantidades de materia oscura; un material que no emite luz, pero que tiene un efecto gravitacional observable en la materia visible. Esta materia oscura comprime el gas que hay entre las galaxias y lo calienta a temperaturas alt√≠simas de hasta 50 millones de grados Kelvin. Por eso los investigadores se esperaban una actividad ca√≥tica en el centro del c√ļmulo de Perseo, pero Hitomi les contradijo.

Los gases intrac√ļmulo que vio el sat√©lite se mueven a una velocidad relativamente lenta y tranquila de 164 kil√≥metros por segundo. ‚ÄúEsper√°bamos que el nivel fuera m√°s alto por la actividad de la galaxia central‚ÄĚ, explica a Gizmodo Andrew Fabian, coautor del estudio. El hallazgo arroja luz sobre el papel de los agujeros negros como ‚Äúreguladores t√©rmicos‚ÄĚ de las galaxias.

¬ŅPor qu√© no se enfr√≠a el gas que hay entre las galaxias del c√ļmulo para formar nuevas estrellas y seguir creciendo? La respuesta parece estar relacionada con el agujero negro supermasivo del centro del grupo, que es entre 100 y 10.000 millones de veces m√°s energ√©tico que el Sol. Si la galaxia intenta crecer demasiado r√°pido, la materia cae en el agujero, se desgarra y libera una enorme cantidad de energ√≠a que mantiene el plasma caliente.

Advertisement

‚ÄúLo que demuestra que los agujeros negros controlan de manera muy eficaz la tasa de crecimiento de las galaxias‚ÄĚ, a√Īade Brian McNamara, otro de los autores del estudio. El agujero negro supermasivo de Perseo, que en comparaci√≥n con su galaxia tiene un tama√Īo relativo al de una uva en la Tierra, puede controlar de manera eficiente el ritmo al que crece la galaxia.

Satélites de rayos X que explotaron, se desintegraron o no llegaron a despegar (Universidad de Waterloo)

Lo segundo que sacan en claro los cient√≠ficos es que la p√©rdida de Hitomi supuso un palo importante para la comprensi√≥n de los agujeros negros y su rol en la formaci√≥n de galaxias. Poner en √≥rbita un microcalor√≠metro de rayos X ‚ÄĒun dispositivo extremadamente preciso para medir la energ√≠a de los rayos X en el espacio‚ÄĒ parece ser una misi√≥n imposible a juzgar por esta infograf√≠a. [Nature]

Advertisement


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.

Click here to view this kinja-labs.com embed.