Image: Trabajadores de Amazon (AP)

A Amazon le acaba de explotar un nuevo frente despu√©s de revelarse el registro de m√°s de 600 llamadas a ambulancias y servicios de emergencia en el Reino Unido desde varios de los almacenes del minorista online. Se acusa a la compa√Ī√≠a de tratar al personal como robots.

Al parecer, una solicitud de Freedom of Information a los servicios de ambulancia del sindicato GMB revel√≥ 115 llamadas telef√≥nicas en lo que va de a√Īo al sitio de Amazon en Rugeley, cerca de Birmingham, incluidas tres relacionadas con problemas de embarazo o maternidad y tres por un tipo de trauma mayor.

Advertisement

Adem√°s, tambi√©n hubo llamadas al sitio derivadas de personas que hab√≠an ca√≠do inconscientes. Al menos 1.800 personas trabajan durante todo el a√Īo en el almac√©n de Rugeley, y m√°s de 2.000 m√°s pueden trabajar durante los picos del per√≠odo de Navidad.

Cuenta GMB que para situarlo en contexto, se puede comparar con las √ļnicas ocho llamadas en total desde un almac√©n cercano de Tesco (de un tama√Īo f√≠sico similar) y donde trabajan alrededor de 1.300 personas durante el mismo per√≠odo. Por su parte, y seg√ļn ha comunicado de forma oficial Amazon:

Image: Trabajadores de Amazon (Getty)

Simplemente no es correcto sugerir que tenemos condiciones de trabajo inseguras basadas en estos datos o en an√©cdotas sin fundamento. Las solicitudes de servicios de ambulancia en nuestros centros de cumplimiento se asocian predominantemente con eventos de salud personales y no est√°n relacionadas con el trabajo. Sin embargo, las visitas a ambulancias en nuestros centros de cumplimiento en el Reino Unido el a√Īo pasado fueron de 0.00001 por hora trabajada, lo cual es muy bajo.

Advertisement

Un portavoz de Amazon UK tambi√©n quiso aclarar a The Guardian que tuvieron un 43% menos de lesiones en promedio que otras compa√Ī√≠as que realizan actividades de transporte y almacenamiento en el Reino Unido.

Mientras, GMB tambi√©n dijo que las cuatro quintas partes de los 200 miembros del sindicato que trabajan para la empresa estadounidense que respondieron a una encuesta dijeron haber sufrido dolores como resultado de la carga de trabajo, y una mujer embarazada se quej√≥ de haber sido forzada a trabajar sin cambios de hora. Seg√ļn el relato de otra chica:

Les dije que no pod√≠a caminar tantas millas y que no pod√≠a estar recogiendo paquetes en lugares bajos. Tuve una reuni√≥n con un gerente de seguridad y tambi√©n me dijeron: ‚ÄėNo es lo que quieres, es lo que decidimos‚Äô. Mi gerente me dijo que la mayor√≠a de las mujeres est√°n trabajando en la recogida de paquetes hasta su permiso de maternidad. S√© que esto es cierto porque vi a mujeres muy embarazadas.

Advertisement

Image: Trabajadores de Amazon (AP)

Seg√ļn otra declaraci√≥n de una trabajadora a GMB:

Estoy embarazada y me pusieron de pie 10 horas sin una silla ... Me dicen que trabaje duro, incluso ellos saben que estoy embarazada. Me siento deprimida cuando estoy en el trabajo.

Advertisement

Mick Rix, funcionario nacional de GMB, comunic√≥ a The Guardian que el sindicato estaba buscando asesoramiento para tomar acciones legales sobre las presiones f√≠sicas ejercidas por Amazon, ‚Äúen muchas de los cuales usan dispositivos electr√≥nicos para monitorear la velocidad a la que trabajan‚ÄĚ. Sus hallazgos se presentar√°n en el congreso anual en Brighton la pr√≥xima semana. Seg√ļn Rix:

Las empresas como Amazon deberían tratar al personal con respeto, no tratarlos como robots. Cientos de llamadas de ambulancia, mujeres embarazadas que nos dicen que se ven obligadas a estar de pie durante 10 horas al día, incluso abortos involuntarios y problemas de embarazo en el trabajo. Ninguna de estas cosas sucede en un ambiente de trabajo seguro y feliz.

En cambio, Amazon ha comunicado que ‚ÄúNo reconocemos estas acusaciones como una representaci√≥n precisa de las actividades en nuestros edificios‚ÄĚ. La compa√Ī√≠a dijo que una vez que saben que una trabajadora est√° embarazada, realizan una evaluaci√≥n completa del riesgo y ‚Äúsi es necesario, consultar a un m√©dico‚ÄĚ. [The Guardian]