Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

"Estuvimos vomitando, se le caía la piel": cada vez más instagrammers se bañan en aguas tóxicas sin saberlo

Hay un problema con esas fotos de playas paradisiacas que ves en Instagram: muchas (por no decir la mayoría) tienen los colores saturados para que el agua se vea especialmente turquesa. Si ves una playa turquesa en la vida real y no estás en el mar caribe, comprueba que sea segura antes de darte un chapuzón.

Advertisement

En la foto de arriba, el usuario tweezer_nsk advierte a sus seguidores: “Mis piernas se pusieron un poco rojas y me picaron durante dos días, pero ¿cómo vas a dejar pasar una foto así?”. El llamativo retrato a lomos de un unicornio inflable fue tomado en una laguna artificial de la ciudad rusa de Novosibirsk.

La laguna se ha vuelto viral después de que la compañía eléctrica Siberian Generating Company advirtiera a los ciudadanos de que el oasis turquesa es en realidad un depósito de residuos de una central térmica local. No es radiactivo, pero su color azul se debe a una combinación de sales de calcio y óxidos metálicos derivados de la quema de carbón en la central térmica.

Advertisement

“Por eso”, escribió la compañía eléctrica en una publicación de VK, “le pedimos muy amablemente que se abstenga de tomar selfies en este basurero”. Ni que decir tiene que Instagram está llena de fotos que han sido etiquetadas en ese lugar, y de hecho hay una cuenta (maldives_nsk) que se dedica a recopilarlas.

Advertisement
Advertisement

Un caso parecido se hizo viral el mes pasado en España. Dos chicas se bañaron en la laguna turquesa de monte Neme, una antigua mina de wolframio de Galicia, para subir una foto a Instagram. Salió espectacularmente mal:

Advertisement

En los comentarios se lee:

Dos semanas con una reacción alérgica. Estuvimos vomitando y con ronchones en la piel una semana. Yo me recuperé a los seis-siete días, pero a Cris tuvimos que llevarla al hospital porque se le caía la piel, y le recetaron medicamentos. Mereció la pena. Lo pasé un poco mal, pero la foto lo valía.

Advertisement

No son las únicas que subieron fotos a Instagram desde la mina de wolframio:

Advertisement

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter