Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Europa se queda sin opciones para llegar al espacio tras el accidente del cohete Vega-C

Los vuelos del nuevo cohete fueron suspendidos tras el reciente fracaso de la misión, un duro traspiés para la industria espacial europea

By
We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Europa se queda sin opciones para llegar al espacio tras el accidente del cohete Vega-C
Imagen: JM Guillon (AP)

A principios de esta semana, el cohete Vega-C de Arianespace sufrió una anomalía fatal que acabó provocando la pérdida de dos satélites. El cohete, que hizo su debut hace tan solo unos meses, estaba destinado a llenar un vacío importante para la industria espacial europea, pero ahora no podrá volar más a la espera de que finalice la investigación sobre este último fracaso.

Arianespace y la Agencia Espacial Europea (ESA) han designado una comisión de investigación independiente para analizar el motivo del fallo del cohete que se produjo este martes y determinar qué hacer antes de que Vega-C pueda reanudar sus vuelos, según un comunicado de Arianespace.

Todavía no está claro cuánto tiempo estarán suspendidos los vuelos del cohete Vega-C mientras esta comisión investiga el fracaso de la misión. A raíz de un percance en julio de 2019, el cohete ya tuvo que permanecer en tierra durante más de un año mientras se realizaba la investigación, como explicaban desde SpaceNews. Esta es la tercera vez que un cohete Vega sufre un fallo durante sus últimos ocho despegues.

Advertisement

El cohete Vega-C ha sido desarrollado por la ESA, construido por la empresa italiana Avio y es operado por Arianespace. El cohete despegó este martes desde la base espacial Kourou en la Guayana Francesa, y llevaba consigo los satélites Neo 5 y Neo 6 para la constelación Pléiades Neo que está desarrollando Airbus.

La primera etapa del cohete, el nuevo motor P120C, funcionó según lo planeado. Sin embargo, aproximadamente dos minutos y medio después del lanzamiento, los equipos de tierra notaron una disminución de la cámara de presión en el motor Zefiro-40 que se encontraba en la segunda etapa del cohete. “Según el procedimiento estándar, la orden de destrucción del lanzador fue dada por el CNES, la autoridad encargada de la seguridad del lanzamiento”, escribió Arianespace en el comunicado.

Advertisement

“Nos hacemos cargo de la responsabilidad de este fracaso de Vega-C”, dijo Giulio Ranzo, director ejecutivo de Avio, durante una conferencia de prensa este miércoles. Las acciones de la compañía cayeron un 9,5% tras el fracaso de la misión.

Esta fue la segunda vez que el Vega-C volaba y la primera vez que transportaba una carga útil comercial. El 13 de julio, el Vega-C completó con éxito su vuelo inaugural, poniendo en órbita el satélite LARES-2 de la Agencia Espacial Italiana. El cohete Vega-C estaba listo para realizar hasta 10 vuelos en 2023 y otros 15 en 2024. La suspensión de los vuelos del cohete sin duda será un gran inconveniente para una serie de misiones clave.

Advertisement

El cohete Vega-C era el esperado sucesor del cohete Vega, que ha estado en funcionamiento durante 10 años. Este nuevo cohete había sido diseñado para ser más eficiente, ya que está equipado con una primera y una segunda etapa más potentes, así como con una etapa superior mejorada. Además, tras la invasión rusa de Ucrania, parecía que el Vega-C había llegado justo a tiempo de salvar ciertas tensiones geopolíticas existentes.

De hecho, la ESA confiaba anteriormente en los cohetes Soyuz rusos para lanzar muchas de sus misiones al espacio. Pero en febrero, Rusia detuvo los lanzamientos Soyuz desde la Guayana Francesa y retiró a su personal de la base espacial en respuesta a las sanciones europeas impuestas en su contra. Esto ha dejado misiones clave en el limbo, incluidos los dos satélites de navegación Galileo, el observatorio espacial Euclid de la ESA, los satélites de ciencias terrestres EarthCARE y un satélite francés de reconocimiento.

Advertisement

De repente, las posibilidades de elección de Europa se han visto muy reducidas con los numerosos retrasos de los cohetes Vega-C y Ariane 6. La ESA contaba con que los cohetes Vega-C comenzasen a poner en órbita sus satélites y demás cargas útiles, una tarea que han suspendido tras el fracaso de la misión de este martes. Con algo de suerte, la ESA podrá recuperarse pronto de este revés y podrá acudir a algunas compañías privadas para que su desarrollo espacial europeo no se vea irremediablemente lastrado.