GIF: Liveleak

Ahora está prohibido en casi todas las estaciones de servicio, pero cuando mis hermanos y yo éramos pequeños, mi padre nos llevaba al túnel de lavado a pasar un buen rato. Quién iba a imaginar que ese feliz viaje de espuma y cepillos gigantes podía convertirse en un pasaje del terror si no respetabas las señales.

Al menos eso es lo que le ha ocurrido a este conductor que ignoró por completo una señal luminosa de STOP y decidió que era buen momento para avanzar. El coche quedó atrapado en uno de los cepillos, el conductor decidió dar marcha atrás y las leyes de Newton hicieron el resto: la maquina cayó sobre el vehículo.

Probablemente arrepentido, el conductor se dio cuenta de dos cosas: 1) que la suspensión de su coche estaba en perfecto estado, a juzgar por el tremendo rebote que pega el vehículo tras ser aplastado por la máquina del túnel de lavado, y 2) que hay que leerse las instrucciones del túnel antes de entrar; o, como mínimo, tener en cuenta las señales parpadeantes que dicen STOP.

Advertisement

[Motor1 vía Jalopnik]