Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Francia ya tiene su propio escándalo PRISM, igual que EE.UU. o Reino Unido. Y no, Edward Snowden (de momento) no está detrás de las revelaciones. Según el diario Le Monde, la agencia de inteligencia francesa DGSE (Direction Générale de la Sécurité Extérieure) dependiente del Ministerio de Defensa, lleva años interceptando emails, SMS, llamadas telefónicas y acceso a redes sociales de ciudadanos dentro de Francia, pero también de comunicaciones entre Francia y el extranjero. El gobierno francés ha reaccionado asegurando que todas las actividades son legales.

Advertisement

Le Monde cita fuentes anónimas de los servicios de inteligencia y declaraciones públicas de diferentes oficiales de la DGSE. Según el diario, "espían todas nuestras comunicaciones. Emails, SMS, llamadas telefónicas, acceso a Facebook y Twitter... esa información es almacenada durante años [en la sede de la DGSE en París]".

La revelación apunta hacia un entramado de espionaje similar al de PRISM en EE.UU. o al destapado en Reino Unido, aunque en este caso parece que el objetivo no era acceder al contenido de esas comunicaciones, sino a las conexiones en sí. Es decir, "crear un mapa de quién está hablando con quién", dice Le Monde.

De momento la DGSE no se ha pronunciado al respecto de las acusaciones, pero la Comisión nacional francesa de seguridad ha rechazado la información del diario y asegurado que cualquier actividad de inteligencia se ha llevado a cabo cumpliendo la ley.

Primero EE.UU., luego Reino Unido y ahora parece que Francia. ¿Quién será el siguiente? [Le Monde vía Reuters]

Advertisement

Foto: Igor Stevanovic / Shutterstock

Share This Story

Get our newsletter