Imagen: Twitter/Karim Bouchet

A comienzos de enero el mundo entero se quedaba perplejo con la noticia: había nevado en el desierto del Sahara dejando tras de sí una estampa de película. Se trataba de la tercera vez que ocurría en casi 40 años. Bien, ha vuelto a nevar en el Sahara. En la misma ciudad y con imágenes igualmente espectaculares.

En enero contábamos cómo la ciudad de Ain Sefra, en el desierto del Sahara, recibió unas pocas pulgadas de nieve que cayó como un manto sobre las dunas antes de fundirse alrededor de hora y media después, tiempo suficiente para que algunos fotógrafos capturaran el insólito evento.

Advertisement

La rareza venía dada por la altitud de la ciudad, a mil metros sobre el nivel del mar y con el añadido de una temperatura media a comienzos del año de 12,4 grados. Además, no es precisamente una zona de grandes precipitaciones, Ain Sefra tiene una media anual de 169 mm de agua por metro cuadrado, muy por debajo de la marca que los meteorólogos establecen para calificar un lugar como desértico en función de sus precipitaciones.

Advertisement

De hecho, se cuentan con los dedos de una mano las veces que ha ocurrido semejante escenario. La primera vez fue en 1979, hace casi cuatro décadas, la segunda vez fue en diciembre del 2016. La tercera el pasado mes de enero, y ahora la cuarta.

Imagen: Karim Bouchet

Advertisement

Además, en la misma ciudad de Ain Sefra, la cual es posible que, de seguir así, haya que necesitar encontrarle un nuevo apodo (a menudo se la conoce como “La puerta del Sahara”).

Imagen: Karim Bouchet

Advertisement

Sea como fuere, el hecho de que haya nevado tres veces en apenas un año, y que la vez anterior se remonte a esas casi cuatro décadas, es posible que no sea una coincidencia. De cualquier forma, las imágenes son demasiado bonitas para entrar otra vez a debatir. Disfrutemos de esta maravilla de la naturaleza. [Mental Floss, DailyMail]