Imagen: Tim O’Hara

Lo que vemos en la imagen es una especie de pez sin rostro que a primera vista podr√≠a pasar por una cr√≠a del xenomorfo de la m√≠tica pel√≠cula de Ridley Scott. En realidad, se trata de un hallazgo hist√≥rico. Una de las maravillosas criaturas extra√Īas que se han encontrado en las profundidades del mar australiano.

El encuentro con la especie tuvo lugar en el marco de un reciente viaje científico que estudia partes del océano nunca antes exploradas. Una trabajo de aproximadamente un mes por la costa oriental del país examinando la vida que está al acecho en el abismo oscuro y frío que se sumerge a cuatro kilómetros bajo la superficie, utilizando redes, sonares y cámaras de alta mar.

De hecho, seg√ļn ha explicado el investigador Tim O‚ÄôHara, se trata del ‚Äú√°rea del medio ambiente m√°s inexplorada de la tierra‚ÄĚ. All√≠ han recogido, entre otros espec√≠menes extra√Īos, cangrejos rojos brillantes, especies de cucarachas hinchadas, ara√Īas marinas ciegas o anguilas de mar profundo.

Imagen: Tim O’Hara

Sin embargo, el m√°s inusual de los descubrimientos fue el pez sin rostro, una especie cuyo √ļnico registro anterior databa del a√Īo 1873 con la pionera expedici√≥n cient√≠fica del HMS Challenger. Seg√ļn explica O‚ÄôHara:

No tiene ojos ni nariz visible y su boca está debajo. Lo cierto es que en esas profundidades, todo es tan oscuro que las criaturas a menudo no tienen ojos o producen su propia luz a través de la bioluminiscencia.

Advertisement

No fue el √ļnico hallazgo fascinante. Los investigadores encontraron lo que han denominado como esponjas carn√≠voras, una especie que empu√Īa esp√≠culas letales hechas de silicio. Estas criaturas consiguen peque√Īos crust√°ceos enganchados en sus espinas para ser digeridos lentamente. Sorprendente, ya que la mayor√≠a de las esponjas de aguas profundas se alimentan de bacterias y otros organismos unicelulares filtrados de corrientes de paso.

Dicen los investigadores que los hallazgos servirán para entender un poco más de qué forma puede evolucionar la vida a esas profundidades. Un hogar muy distinto al nuestro, marcado por presiones aplastantes, sin apenas luz, comida y con unas temperaturas de congelación. [Phys]