Hace 460 años, el pintor holandés Pieter Brueghel el Viejo hizo algo nuevo: un cuadro de metro y medio de ancho compuesto por más de un centenar de representaciones literales de las expresiones y los refranes de la época.

El cuadro se llama Nederlandse Spreekwoorden, “Los proverbios flamencos”, pero originalmente se tituló “La capa azul o la locura del mundo”. Este otro nombre hace referencia, por un lado, al personaje del centro de la pintura (sigue leyendo para entender por qué lleva una capa azul) y, por otro, a las debilidades y las locuras humanas, temas centrales de la obra de Brueghel junto con lo absurdo. El cuadro en cuestión es una mezcla de los tres temas.

Y si decimos que hay más de cien refranes es porque no se sabe cuántos son. El Museo Estatal de Berlín identificó la gran mayoría, pero la pintura rebosa de referencias y podría haber proverbios ocultos que no llegamos a entender. Otros son expresiones que aún se usan, incluso en español:

  • Nadar a contracorriente: Oponerse a la opiniĂłn generalizada.
  • Ponerle el cascabel al gato: Atreverse a hacer algo difĂ­cil o peligroso.
  • Poner palos en las ruedas: Poner obstáculos a los planes de otro.
  • Estar armado hasta los dientes: Estar muy armado.
  • El pez grande se come al chico: Los poderosos abusan de los dĂ©biles.
  • Golpearse la cabeza contra un muro de ladrillos: Intentar conseguir lo imposible. Darse contra un muro.

Advertisement

De otros podemos deducir su significado con mayor o menor dificultad:

  • Querer matar dos moscas de un golpe: Ser demasiado ambicioso. Querer matar dos pájaros de un tiro.
  • Los tontos consiguen las mejores cartas: La suerte puede triunfar sobre la inteligencia. Todos los tontos tienen suerte.
  • El que traga fuegos, caga chispas: Las malas acciones acarrean a consecuencias peores. Quien siembra vientos, recoge tempestades 
  • Ser un mordedor de pilares: Ser un hipĂłcrita en religiĂłn. Un meapilas.
  • Tender la capa segĂşn sopla el viento: Actuar en cada caso segĂşn lo que más convenga personalmente. Inclinarse segĂşn sopla el viento.
  • Donde mengua el trigo, abundan los cerdos: Si una persona gana, otra tiene que perder.

Advertisement

Y los demás son tan extraños que se vuelven imposibles de entender para un hispanohablante, aunque tengan su equivalente castellano:

  • Hacer el tejado con tartas: Vivir lujosamente. Atar los perros con longanizas.
  • Limpiarse el culo en la puerta: Tratar algo con ligereza.
  • Cagar por el mismo agujero: Ser inseparables. Ser uña y carne.
  • Casarse bajo el palo de la escoba: Vivir juntos sin estar casados. Estar arrejuntados.
  • Ponerle la capa azul al marido: Engañar sentimentalmente al cĂłnyuge. Poner los cuernos.
  • Ser capaz de atar al diablo a una almohada: La obstinaciĂłn supera todo. Quien la sigue, la consigue.

Advertisement

En la Wikipedia tienes el resto. Si quieres ver el cuadro en sí y explorar los proverbios de cerca, se exhibe en la Gemäldegalerie de Berlín.

[Mental Floss]