Para la mayoría de los mortales, en el hipotético (e improbable) caso de encontrarse con un enorme elefante salvaje dirigiéndose hacia ti, las posibilidades de entrar en pánico son muy altas. Si eres Alan McSmith la cosa cambia. Entonces puedes llegar a conseguir que retroceda.

Ocurrió hace varios meses en el Parque Nacional Kruger, Sudáfrica. Alan McSmith, guía con más de 30 años de experiencia, se encontró con una situación que normalmente asustaría al 90% de los humanos.

En la secuencia vemos como un enorme elefante se dirige hacia McSmith. El hombre, de forma calmada y completamente quieto, logra influir con su comportamiento en el estado salvaje del animal. En realidad, la pieza visual es un testimonio de primera mano sobre la inteligencia del elefante y el comportamiento complejo del mismo, además de mostrar cómo los humanos y los animales pueden llegar a conectarse.

Las imágenes muestran que el elefante intenta cargar contra McSmith hasta dos veces mientras este lo enfrenta sin pestañear, obligando al elefante a retroceder. Como explica el propio guía, el encuentro es “un ejemplo de cómo la energía calmada puede influir en el comportamiento de los animales salvajes”. [YouTube]