Se predice que uno de los grandes saltos tecnológicos de esta década se llevará a cabo en el área de salud: enfermedades que se previenen antes de que surjan; sistemas que alertan a nuestro médico si vamos a tener una dolencia grave, como un paro cardíaco; registros digitales que contienen todo nuestro historial médico... Hace unos días, al visitar al dentista, me di cuenta de que parte de ese futuro ya esta presente entre nosotros.

No lo hab√≠a notado en visitas anteriores, pero mi dentista, el Dr. Jeffrey Dorfman, fundador del Centro de Odontolog√≠a Especial en Nueva York, est√° utilizando varias herramientas tecnol√≥gicas que le ayudan a crear un historial de mi salud dental. En cada visita que he hecho durante los √ļltimos siete a√Īos, el Dr. Dorfman ha almacenado todas mis radiograf√≠as, fotos (con una c√°mara de alta resoluci√≥n que puede enfocar desde 0 mm hasta el infinito), y notas de procedimientos que me ha realizado, en un solo expediente digital - el cual se encuentra en una base de datos dentro un servidor que √©l mantiene dentro de su oficina. Tambi√©n ha creado su propio software - lo cual en mi mente lo hace un genio.

Advertisement

Aunque no es una innovación monumental, gracias a esta base de datos he podido entender cómo mi salud y mi cuerpo ha evolucionando en el tiempo. A medida que otros médicos que visito empiecen a utilizar sus propios expedientes digitales, podré tener un mapa completo de mi cuerpo. El desafío ahora será integrarlos y utilizar inteligencia artificial, mediante patrones de enfermedades existentes, para predecir cambios negativos en mi salud.