Imagen: AP

Podemos imaginar que a lo largo de la historia hemos producido ingentes cantidades de pl√°stico. No hay m√°s que mirar muchos de los productos y utensilios que utilizamos cada d√≠a pero, ¬Ņa cu√°nto ascender√≠a el total? Nada menos que a una tonelada por cabeza.

Un nuevo estudio que siguió la pista de la fabricación y distribución mundial de plásticos desde que se extendió después de la Segunda Guerra Mundial encontró que habíamos producido más de 9 mil millones de toneladas desde 1950. Sólo 2 mil millones de toneladas de ese plástico todavía está en uso, el resto lo tenemos alrededor.

Dicho de otra forma, siete mil millones de toneladas están atrapadas en la Tierra como basura en vertederos, basura reciclada o simplemente como agente contaminante en el medio ambiente, incluyendo en la ecuación de los damnificados al océano profundo, donde se ha descubierto en la boca de las ballenas o en la barriga de algunas aves marinas que probablemente confundieron el plástico con comida.

Imagen: AP

Lo curioso de este ciclo es que a medida que el pl√°stico se convierte en monta√Īas casi indestructibles de basura en la tierra y alta mar, los humanos seguimos haciendo m√°s y m√°s. Cuenta el estudio de la National Academy of Sciences que la mitad del pl√°stico que se utiliza una sola vez y luego se tira se cre√≥ en los √ļltimos 30 a√Īos.

Advertisement

Los supermercados, por motivos obvios, son el espacio m√°s lucrativo para la creaci√≥n del pl√°stico, pero no es el √ļnico. Hoy, este producto ‚Äúmilagroso‚ÄĚ est√° en sillas de oficina, tel√©fonos, teclados, tuber√≠as, partes del coche‚Ķ est√° pr√°cticamente en todas partes en cualquier lugar del planeta.

El estudio refleja un dato revelador. En 1960 el pl√°stico representaba el 1% de la basura en vertederos municipales de todo el mundo. En 2005 ese n√ļmero creci√≥ hasta el 10%. M√°s datos: se calcula que la cantidad de escombros de pl√°stico flotando en el oc√©ano es de entre 7.000 y 35.000 toneladas. Seg√ļn el investigador Roland Geyer, uno de los autores:

Si las tendencias actuales contin√ļan, las estimaciones indican que m√°s de 13 mil millones de toneladas de pl√°stico ser√°n desechadas en vertederos o en el medio ambiente para el 2050. Creo que para m√≠ esa es la cosa m√°s sorprendente, la gran tasa de crecimiento.

Otra sorpresa es constatar hasta qué punto Estados Unidos está rezagado en el reciclaje de material plástico. En base a los datos limitados disponibles, las mayores tasas de reciclaje en 2014 fueron en Europa (30&) y China (25%), mientras que en Estados Unidos el reciclaje de plásticos se ha mantenido estable en 9%.

Advertisement

Imagen: AP

En realidad, el reciclaje s√≥lo retrasa el inevitable viaje del pl√°stico al cubo de la basura. La incineraci√≥n es la √ļnica manera de asegurar que el pl√°stico se elimine, y Europa y China lideran con mucho a Estados Unidos en esa categor√≠a, hasta un 40% en comparaci√≥n con el 16%.

Sin embargo, los investigadores creen que quemar plástico es arriesgado, ya que si las emisiones no son cuidadosamente filtradas, las sustancias químicas nocivas se convierten en contaminación del aire.

Advertisement

En cualquier caso, el ciclo de vida del pl√°stico no es nada nuevo. Lo interesante en la nueva investigaci√≥n es constatar con datos la distribuci√≥n √ļtil que se hace del material, cu√°nto tiempo est√°n en uso antes de que lleguen al final de su vida y sean descartados.

Para Geyer se trata de concienciar a los lectores, ‚Äúque tengan una idea de la gran magnitud que supone esta ‚Äúmarea‚ÄĚ de pl√°stico y el desaf√≠o de residuos al que nos enfrentamos. Es enorme y se est√° acelerando‚ÄĚ. [Proceedings of the National Academy of Sciences v√≠a Motherboard]