Image: IBM

Imagina un ordenador tan grande como un grano de sal gorda. Eso es precisamente lo que han conseguido en IBM, el ordenador más pequeño del mundo cuyas implicaciones podrían potenciar campos como el blockchain o el soporte para tareas básicas de la IA.

Hace mucho tiempo que lo “nano”, el desarrollo de tecnología cada vez más pequeña, se convirtió en un actor principal en la mayoría de compañías del sector. Sin embargo, los ordenadores no han cambiado demasiado en los últimos años. Hasta ahora.

Hoy es el primer día del IBM Think 2018, la conferencia insignia de la compañía donde revelará lo que, según han afirmado a Mashable, será el ordenador más pequeño del mundo. No es ninguna broma, es literalmente más pequeño que un grano de sal gorda.

En su interior, y por motivo obvios, no se puede esperar tecnología punta actual. De hecho, IBM ha contado que tiene el poder de cómputo del chip x86 de 1990, eso sí, uno al que hace falta un microscopio para poder verlo.

Image: IBM

Advertisement

Según IBM, la fabricación del ordenador costará menos de diez centavos, y también se ensamblarán “varios cientos de miles de transistores. Lo que le permitirá monitorear, analizar, comunicar e incluso actuar sobre los datos”.

¿Para qué? IBM ha explicado que de forma específica, el equipo será una fuente de datos para aplicaciones blockchain. Su objetivo es ayudar a rastrear el envío de productos y detectar robos, fraudes e incumplimientos. También se podrá utilizar para realizar tareas básicas de IA, como ordenar los datos que se le proporcionan. Según la compañía, se trata tan solo del comienzo: 

En los próximos cinco años, los anclajes criptográficos, como puntos de tinta o pequeños ordenadores más pequeños que un grano de sal, se integrarán en los objetos y dispositivos cotidianos.

Advertisement

Poco más se sabe. El modelo es un prototipo aún en pruebas y la compañía no ha explicado cuando tienen pensado lanzarlo. En cualquier caso, el futuro debería parecerse mucho a esto. [Mashable]