El mayor accidente nuclear de la historia sigue siendo un peligro. Investigadores del Norwegian Institute for Air Research han analizado el efecto de los incendios en los bosques cercanos a la zona de exclusi√≥n de Chern√≥bil. Su conclusi√≥n: a√ļn hay riesgo de que la radiaci√≥n se extienda en el aire.

Advertisement

La zona actual de exclusi√≥n de Chern√≥bil es una extensa √°rea de 4.800 kil√≥metros cuadrados. Est√° rodeada por completo de bosques, y tambi√©n dentro, con maleza y vegetaci√≥n que ha cubierto la zona abandonada. El problema son los incendios que se han experimentado en las zonas colindantes durante los √ļltimos a√Īos. Las hojas de los √°rboles y la vegetaci√≥n han absorbido la radiaci√≥n depositada en las capas altas del subsuelo. Al quemarse esta vegetaci√≥n, parte de la radiaci√≥n se libera en el aire. De ah√≠ se extiende a otros pa√≠ses colindantes.

Investigadores del Norwegian Institute for Air Research han medido de hecho este fen√≥meno. Analizaron im√°genes de sat√©lite de grandes incendios sucedidos en la zona en 2002, 2008 y 2010. Midieron tambi√©n los niveles de cesio-137 depositados en el subsuelo en esos a√Īos. Seg√ļn sus c√°lculos, los incendios ocurridos en esas fechas liberaron en el aire, en forma de humo, entre un 2% y un 8% del cesio-137 a√ļn presente en la superficie. Las corrientes de aire distribuyeron esas part√≠culas t√≥xicas por Europa occidental e incluso llegaron hasta zonas de Italia, Turqu√≠a y Escandinavia.

Advertisement

Los investigadores, como explican a la revista New Scientist, hicieron de hecho c√°lculos conservadores. Seg√ļn ellos, la poblaci√≥n cercana de la ciudad de Kiev, por ejemplo, habr√≠a estado expuesta durante esos incendios a una radiaci√≥n adicional de cesio de 10 microsieverts, m√°s o menos solo un 1% de la dosis que una persona puede recibir al a√Īo. Es poco, pero el problema no est√° solo en las part√≠culas de cesio, tambi√©n analizaron part√≠culas en el aire de estroncio, plutonio y americio que pueden afectar la salud de las personas o colarse directamente en la cadena alimentaria.

Seg√ļn calcula el informe, liderado por el investigador Nikolaos Evangeliou, continuar√°n produci√©ndose incendios importantes en la zona cercana a la exclusi√≥n, y dentro de la misma, hasta 2026. Es decir, todav√≠a durante muchos a√Īos antes de que la radiaci√≥n en el subsuelo y en la vegetaci√≥n comience a desaparecer por el paso del tiempo. Lo peor: no parece que haya ning√ļn plan para evitarlo. [Ecological Monographs v√≠a New Scientist]

Foto: AP

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)