Ha pasado casi un año desde que Intel lanzó por primera vez su octava generación de procesadores para ordenadores, y ahora, finalmente, parece estar completándola con una serie de CPU destinadas a ordenadores portátiles súper delgados y 2 en 1. El truco: las mayores mejoras no vienen con la velocidad del procesador, sino con el wifi.

En el material publicado por Intel sobre sus nuevas series U e Y, dedica poco tiempo a hablar sobre lo rápido que manejará la CPU las tareas cotidianas, y en cambio, mucho tiempo hablando del wifi Gigabit incorporado. En las CPU destinadas a productos más grandes –como ordenadores portátiles o de escritorio más baratos– esto sería una tontería. Estos dispositivos pueden permitirse tener un módulo de terceros que controle el wifi. Pero estos nuevos chips serie U y Y están destinados a dispositivos muy delgados en los que el espacio es un bien muy preciado. El hecho de que estén construidos con Gigabit wifi (también conocido como 802.11ac) hace que estos chips sean muy atractivos para los fabricantes de ordenadores portátiles, que así pueden reducir unos cuantos milímetros de sus dispositivos.

Advertisement

Así que, ¿qué significaría esto para ti y para mi (simples consumidores a merced de los fabricantes de chips y dispositivos)? Debería suponer ordenadores portátiles más delgados y 2 en 1 con mayor duración de la batería. Si la batería solo tiene que alimentar un único chip, y no administrar la energía para un módulo wifi por separado, puede ser más eficiente, además los fabricantes pueden usar ese espacio que hemos ganado para exprimir baterías más grandes.

De hecho, Intel afirma que sus nuevos procesadores de la serie U pueden tener una duración aproximada de 16 horas cuando el brillo de la pantalla se establece en 200nits y se reproduce vídeo a 1080p. Eso es impresionante para una CPU Intel, que suele consumir más energía que algo como las CPU Qualcomm Snapdragon que algunos fabricantes de portátiles Windows ya han estado usando este año.

Advertisement

Pero más allá de las velocidades wifi mejoradas (lo cuál nunca está de más) y la duración de la batería, estos nuevos chips no parecen ser mucho más rápidos que la generación actual. En el material que Intel ha compartido sobre los nuevos chips, los resultados de la velocidad eran en comparación con sistemas de hace 5 años. Así que, aunque la afirmación de que estos chips son dos veces más rápidos que un sistema de hace cinco años sea impresionante, no nos permite comprender su velocidad en comparación con las CPU de la 7ª generación. Cuando insistimos en obtener más detalles, Intel dijo a Gizmodo que las mejoras de velocidad para estos chips de la 8ª generación contra la 7ª estaban en los “dobles dígitos”. ¡Esto supone una amplia gama de posibles mejoras de velocidad! Más tarde aclararon que, en comparación con los chips de la serie U de la 7ª generación, estas CPU de la serie U de la 8ª son aproximadamente un 50% más rápidas. En comparación con las CPU Kaby Lake R U de la 8 ª generación, que Intel lanzó el pasado agosto, estas nuevas CPU son de un 10 a un 15 por ciento más rápidas.

En total fueron anunciados hoy seis chips. Las CPU de la serie U se basan en la arquitectura de Whiskey Lake, una adaptación de la arquitectura de Kaby Lake que se encuentra en la 7ª generación de procesadores Intel. Habrá un i7-8565U con una velocidad de reloj máxima de 4.6GHz, un i5-8265U con una velocidad de reloj máxima de 3.9GHz, y un i3-8165U con una velocidad de reloj máxima de 3.9GHz. Los tres chips tienen un TDP de 15W. Las CPU de 15W se encuentran generalmente en los ordenadores portátiles más finos, donde la velocidad se sacrifica por el tamaño. También son como un ligero paso adelante de las actuales CPU de la serie U de la 8ª generación anunciadas el pasado agosto. Estos se basaban en la arquitectura Kaby Lake R y se encuentran en dispositivos como el Dell XPS 13 y el Razer Blade Stealth.

Advertisement

Asegúrate de tomar nota de lo que dicen los fabricantes de portátiles de la CPU. Con la serie U ahora compuesta de una mezcla de un Kaby Lake R más antiguo (que no tiene la mejora de velocidad wifi) y Whiskey Lake (que sí lo tiene), querrás tener cuidado con ello. Un atajo rápido es mirar el último número antes de la U. Las CPU antiguas Kaby Lake R terminan en un cero, mientras que las CPU más nuevas de Whiskey Lake terminan en un cinco.

Pero para los dispositivos en los que la delgadez es realmente importante, los fabricantes probablemente optarán por la nueva serie Y basada en la arquitectura de Amber Lake. Una vez más, esta arquitectura es una adaptación para Kaby Lake. Estos chips son las CPU de 5 W pensadas para súper delgados 2 en 1 (piensa en el Surface Pro más barato) y portátiles (piensa en los MacBook de Apple). Al igual que con la serie U, hay tres chips: un i7-8500Y con una velocidad de reloj máxima de 4.2GHz, un i5-8200Y con una velocidad de reloj máxima de 3.9GHz, y un m3-8100Y con una velocidad de reloj máxima de 3.4GHz.

Advertisement

Ahora el IFA está dando comienzo en Berlín, y muchos fabricantes de ordenadores portátiles probablemente anuncien dispositivos con estos chips incluidos. Si estás ansioso por la nueva 8ª generación, podrás comenzar a verlos en las tiendas antes de final de año.