De vez en cuando, los fabricantes de electrónica introducen alguna característica realmente incomprensible en sus diseños. La ubicación posterior de los puertos USB en los iMac es un buen ejemplo. La última creación de la factoría de accesorios BlueLounge es un pequeño conector que soluciona ese problema con más estilo que un simple cable colgando.

No hay mucho misterio alrededor del funcionamiento del BlueLounge Jimi. Se trata de una pieza rígida que encaja perfectamente en el perfil de los iMac de 21 y 27 pulgadas de última generación, y traslada uno de los puertos USB 3.0 a la parte frontal.

Existen mil formas más de solucionar este problema, pero probablemente esta sea la que más cuida el aspecto estético. El precio de este capricho para enemigos de los cables a la vista es de 15 dólares en su página oficial. [BlueLounge]