Hoy en d√≠a las impresoras 3D son capaces de crear objetos sorprendentes, desde una pr√≥tesis para la cara de una persona hasta piezas de un arma. Pero en muchos casos estos prodigios s√≥lo est√°n al alcance de grandes empresas y laboratorios. Puede que necesiten grandes impresoras de elevada resoluci√≥n o pol√≠meros biocompatibles especiales. Para la gran mayor√≠a de los usuarios dom√©sticos y peque√Īas empresas imprimir en 3D es sin√≥nimo de imprimir en pl√°stico epoxy, una sustancia resistente pero lejos de proporcionar un buen acabado a los objetos resultantes.

Advertisement

La situaci√≥n podr√≠a cambiar en breve. varias empresas est√°n investigando otros materiales compatibles con los fusores encargados de derretir y depositar el material con el que se crean los objetos impresos. Una de las m√°s prometedoras es un estudio de arquitectura y dise√Īo de Oakland, en Portland, llamado Emerging Objects.

En su estudio han sido capaces de crear varios materiales sostenibles y biodegradables que ofrecen acabados y texturas √ļnicos. Sal, cemento, nylon o pulpa de madera y papel son algunas de las posibilidades. Los resultados, a la venta en su propia p√°gina, son sorprendentes y muchos de ellos pueden ser tratados con posterioridad con una peque√Īa capa de barniz o fijadores espec√≠ficos que garanticen la durabilidad de la pieza.

Advertisement

Por ahora Emerging Objects s√≥lo vende objetos ya construidos pero ha creado una empresa que a finales de a√Īo comenzar√° a vender los materiales compatibles con impresoras 3D, empezando por el cemento. [Emerging Objects]