Interior de una pequeña granja de cucarachas filmada en 2013
Captura de pantalla: CBS en YouTube

Bienvenidos a Xichang, en la provincia de Sichuan. Esta tranquila ciudad china es la sede de una granja del tamaño aproximado de dos campos de fútbol. En el interior del edificio, una Inteligencia artificial se encarga de mantener una población permanente de miles de millones de cucarachas.

Los que han visitado el interior lo describen como un lugar cálido, húmedo y oscuro. El paraíso para una cucaracha. Los criaderos son abiertos para permitir que los insectos se muevan y se reproduzcan a su antojo. Todo el sistema está automatizado y controlado por algoritmos que supervisan más de 80 variables que van desde la temperatura a la cantidad de comida. La IA estudia el histórico de variables para optimizar las condiciones con un único objetivo: que las cucarachas se reproduzcan al mayor ritmo posible.

Y vaya si lo hacen. Cada año salen de esta granja propiedad de la compañía farmacéutica Gooddoctor Pharmaceutical Group más de 6.000 millones de insectos, aunque salir no es la palabra más adecuada. Las cucarachas que nacen aquí nunca llegan a ver la luz del día. Su destino es, si cabe, más grotesco. Los insectos terminan en grandes máquinas que los trituran y procesan para elaborar un extracto muy popular en la medicina tradicional china.

Sí, por repugnante que parezca, las cucarachas están destinadas al consumo humano, concretamente a la fabricación de un elixir de color oscuro que recuerda al té. La poción, descrita por los que la han probado como ligeramente dulce y con un cierto aroma a pescado, se vende en botellitas de 100 mililitros que cuestan unos 8 dólares. El elixir se llama Kangfuxin ye (algo así como poción de recuperación en chino). Entre los ingredientes de la etiqueta puede leerse Periplaneta americana, el nombre científico de la cucaracha común americana, una de las más grandes que existen.

Advertisement

Ejemplar de cucaracha americana. Foto: Sputniktilt / Wikimedia Commons

En teoría es muy efectiva para tratar los dolores de estómago (hay estudios con ratones que aseguran que protege de la colitis), pero los médicos chinos la recetan para prácticamente todo. Según datos de South China Morning Post, más de 40 millones de chinos la toman habitualmente y se puede encontrar en más de 4.000 hospitales.

El Gobierno Chino lleva años apoyando la cría de cucarachas con fines medicinales, pero sólo en los últimos años se han comenzado a estudiar las propiedades de estos insectos con ensayos clínicos y pruebas científicas modernas. En declaraciones al diario Telegraph, el profesor Liu Yusheng, de la Universidad Agrícola Shandong y presidente de a asociación de entomólogos de esa provincia asegura que el extracto es una auténtica cura milagrosa.

Advertisement

El Elixir hecho a partir de cucaracha.
Foto: The South China Morning Post

Milagrosa o no, lo cierto es que hay otras sombras de duda sobre la instalación de Xichang. La principal tiene que ver con cuestiones ecológicas y de salud pública. Zhu Chaodong es el director del Instituto de Zoología y el mayor experto en estudios de evolución sobre insectos en la Academia de Ciancias de Pekín. Chaodong explica al South China Morning Post que si los miles de millones de cucarachas que habitan la granja llegasen a escapar de ella por algún tipo de accidente que dañe el edificio o por un error humano las consecuencias para el medio ambiente serían catastróficas.

De momento, la granja sigue funcionando como un reloj y sus promotores ni dudan en calificarla como un auténtico logro científico. De momento, los 800.000 habitantes de Xichang duermen tranquilos. Todo lo tranquilo que se puede estar sabiendo que en tu ciudad está la mayor colonia de cucarachas de todo el planeta. [South China Morning Post vía CNET]