Un arma noble para tiempos más civilizados le decía el bueno de Obi Wan Kenobi a Luke mientras este se apuntaba en la cara con el sable de luz de su padre. ¿Realmente eran más civilizados? ¿Es mejor morir a manos de un Jedi y su sable de luz que por un disparo de blaster? La ciencia tiene algo que decir al respecto.

Para empezar, ¿cómo corta un sable de luz? Kyle Hill, se hace esa misma pregunta en un divertido vídeo para Nerdist. Una espada normal corta porque aplica una presión brutal sobre un área muy pequeña. El material que no pueda resistir esa presión es desplazado bruscamente. El resultado es un corte realmente feo y seguramente muy doloroso.

Advertisement

Pero los sables de luz no cortan por presiĂłn, sino por temperatura, y lo hacen tan increĂ­blemente bien que apenas necesitan que el portador ejerza presiĂłn para cortar metal como si fuera mantequilla.

Aplicando esta lógica, la cuchilla de energía de un sable láser no separa el material por el que pasa, sino que lo vaporiza o sublima. Este brusco cambio de estado líquido a gaseoso o sólido a gaseoso, sucede en toda la anchura de la hoja, pero lo peor de la herida aún está por llegar.

Advertisement

Cuando vaporizas o sublimas materia, cambias su volumen, y en el caso de un sable de luz lo haces muy bruscamente. El agua (un componente que forma alrededor del 60% del cuerpo humano) aumenta 1.500 veces su volumen al vaporizarse. Imagina ese efecto de golpe al introducir el sable en el pecho de alguien... ¡Exacto!

Para cortar metal como si tal cosa, se calcula que un sable de luz tiene una potencia de alrededor de 35 megavatios. Es lo que ofrecen los motores de algunos submarinos nucleares y más que suficiente para que toda la materia cercana (incluyendo sobre todo al Jedi que porta el arma) se incendie inmediatamente.

Advertisement

Asumamos que los Jedi han logrado solucionar ese “pequeño” detalle sin importancia. Para que el arma corte como vemos en las películas, el blanco sí que tiene que recibir esa energía El primer efecto antes incluso de que la hoja alcance el cuerpo sería que la ropa y piel de la víctima se incendiarían. Una vez el sable de luz penetra en el cuerpo como tantas veces hemos visto en la saga, la sublimación o vaporización generaría una onda de choque tan violenta que el la parte alcanzada simplemente explotaría por la presión del vapor, cubriendo todos los objetos cercanos de una elegante y civilizada lluvia de pedacitos de carne, huesos y vísceras en diferentes estados de cocción.

Para nada tan abyecto como las armas de fuego, Obi Wan. Nada que ver. [Nerdist vĂ­a Mental Floss]