Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

¿La NASA no volverá a pagarle a Rusia para viajar al espacio?

El reciente lanzamiento de un cohete Soyuz desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajistán.
El reciente lanzamiento de un cohete Soyuz desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajistán.
Imagen: NASA/GCTC/Andrey Shelepin.

La NASA acaba de pagar más de 90 millones de dólares a la agencia espacial rusa por el lanzamiento de la astronauta Kate Rubins a la Estación Espacial Internacional. Esto podría marcar la última vez que la NASA compra un asiento en una nave espacial Soyuz.

Advertisement

El conteo 3-2-1–despegue se realizó a la 1:45 a.m.EDT del miércoles 14 de octubre, cuando un cohete Soyuz-2.1a despegó del cosmódromo de Baikonur en Kazajistán. Sentados en la nave espacial Soyuz MS-17 estaban Rubins y los cosmonautas Sergey Ryzhikov y Sergey Kud-Sverchkov. Estos son los primeros tres miembros de lo que será la tripulación de siete miembros de la Expedición 64, que trabajará a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS, según sus siglas en inglés) hasta abril de 2021.

Advertisement

El trío atracó en la ISS unas tres horas más tarde, llegando a las 4:48 a.m.EDT. Si eso parece muy rápido, no estás equivocado. Para entregar a la tripulación de manera tan oportuna, la agencia espacial rusa Roscosmos empleó un enfoque súper rápido de dos órbitas. En el pasado, estos viajes a la ISS tomaban más de 50 horas. A partir de 2013, Rusia redujo esto a seis horas con un enfoque de cuatro órbitas, y en 2018, el viaje se redujo a cuatro horas con un enfoque de dos órbitas. Los rusos han logrado reducirlo aún más, con el reciente viaje de tres horas y tres minutos, que es un nuevo récord (el récord anterior fue de tres horas y 18 minutos, establecido por la nave espacial de carga Progress MS-17 el 23 de julio de 2020). Roscosmos hace esto lanzando su cohete Soyuz justo antes de que la ISS le pase directamente por encima.

La nave espacial Soyuz MS-17 acoplada a la ISS.
La nave espacial Soyuz MS-17 acoplada a la ISS.
Imagen: NASA Television.
Advertisement

Rubins, Ryzhikov y Kud-Sverchkov se unieron al astronauta de la NASA Chris Cassidy y a los cosmonautas de Roscosmos Anatoly Ivanishin e Ivan Vagner, que han estado en la ISS desde abril. La Expedición 64 comenzará oficialmente con la partida de la tripulación de la Expedición 63, programada para el 20 de octubre.

Para Rubins, esta es su segunda temporada en el espacio, después de haber trabajado a bordo de la ISS en 2016. Es Investigadora médica, y Rubins es la primera científica en secuenciar el ADN en el espacio, según la NASA.

Advertisement

En algún momento de noviembre, los otros cuatro miembros de la Expedición 64, los astronautas de la NASA Michael Hopkins, Shannon Walker y Victor Glover, junto con Soichi Noguchi de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA), se lanzarán a bordo de una nave espacial Crew Dragon de SpaceX, en lo que la NASA describe como la “primera misión comercial operativa a la estación espacial, que devuelve la capacidad de lanzar regularmente humanos desde Estados Unidos por primera vez desde que se retiró el programa del transbordador espacial en 2011". Se suponía que el lanzamiento se realizaría el 31 de octubre, pero SpaceX actualmente está revisando un problema con el motor del cohete Falcon 9.

Dado el éxito reciente de la misión conjunta Crew 2 de la NASA y SpaceX, en la que los astronautas Robert Behnken y Douglas Hurley fueron entregados con éxito a la ISS a bordo de una nave Crew Dragon, es razonable preguntarse por qué la NASA acaba de entregar 90,25 millones de dólares a Roscosmos por un asiento para Rubins en la nave espacial Soyuz. La NASA dijo que lo hizo para “garantizar que la agencia mantenga su compromiso de operaciones seguras a través de una presencia estadounidense continua a bordo de la Estación Espacial Internacional hasta que las capacidades comerciales de la tripulación estén disponibles de forma rutinaria”.

Advertisement

De hecho, la NASA y SpaceX todavía están trabajando en algunos detalles finales para obtener la certificación de la Crew Dragon, incluyendo revisiones de las capacidades de lanzamiento, acoplamiento y retorno de la nave espacial. El próximo lanzamiento de la cápsula de SpaceX marcará un paso importante para hacer que todo esto parezca una rutina. Durante las reuniones informativas celebradas a fines del mes pasado, el jefe de la NASA, Jim Bridenstine, dijo que el lanzamiento representa “un hito crítico en el desarrollo de nuestra capacidad para lanzar astronautas estadounidenses en cohetes estadounidenses desde suelo estadounidense, ahora de manera sostenible”.

Advertisement

Entonces, ¿acaso el reciente lanzamiento en un cohete Soyuz significa la última vez que la NASA pagará a Rusia por sus servicios de enviar astronautas? En una declaración enviada por correo electrónico a Forbes, la NASA lo expresó de esta manera: “A medida que la capacidad de la tripulación comercial de los Estados Unidos se vuelva operativa, los astronautas y cosmonautas deberían reanudar el vuelo juntos en nuestras respectivas naves espaciales, de acuerdo con la práctica anterior”. Y como informa Jeff Foust en SpaceNews, “la NASA no ha expresado ningún interés público en comprar futuros asientos Soyuz”.

Por supuesto, todo esto podría cambiar si la nave Crew Dragon no obtiene la certificación o si persiste el problema mencionado anteriormente con el cohete Falcon 9. O, Dios no lo quiera, ocurre algo considerablemente más grave. En cuanto al otro socio comercial de la tripulación de la NASA, Boeing, todavía está trabajando para remediar una serie de problemas revelados durante ese decepcionante lanzamiento de su CST-100 Starliner a fines del año pasado. Una prueba con tripulación de la nave espacial Boeing podría realizarse en junio de 2021, pero eso supone la realización de pruebas exitosas sin tripulación en los próximos meses. Basta decir que no deberíamos adelantarnos demasiado dadas algunas incertidumbres tanto con SpaceX como con Boeing.

Advertisement

Y aunque la NASA no pagará por los asientos en Soyuz en el futuro previsible, eso no significa necesariamente que los astronautas de la NASA no volverán a viajar a bordo de estos cohetes. Según SpaceNews, la NASA ha hablado de “tripulaciones mixtas”, en las que los astronautas de la NASA seguirán volando en cohetes Soyuz y los cosmonautas de Roscosmos volarán en vehículos comerciales tripulados.

Advertisement

Sin embargo, hasta ahora Rusia no ha estado realmente de acuerdo con esto, por lo que podría no suceder realmente, a pesar de que es una muy buena idea. El tiempo lo dirá, especialmente si los lanzamientos tripulados de Crew Dragon y CST-100 Starliner se vuelven rutinarios.

Share This Story

Get our newsletter