Foto: ESO/Digitized Sky Survey 2

Apenas conocemos nuestro propio Sistema Solar, pero la NASA ya tiene la vista puesta en otras estrellas. CientĂ­ficos de la agencia han revelado los primeros detalles de un plan para enviar la primera sonda interestelar. Su objetivo es Alpha Centauri, y el plazo que se han puesto bastante largo: 2069.

Advertisement

Alpha Centauri es un sistema a unos 4,3 años luz de la Tierra compuesto por tres estrellas: Alpha Centauri A, Alpha Centauri B y Proxima Centauri. Esta última estrella debe su nombre a que es la más cercana de las tres a la Tierra, y sabemos que tiene al menos un exoplaneta en zona habitable: Próxima Centauri b o Proxima b. Por supuesto, no sabemos si este exoplaneta alberga vida. de momento es solo una posibilidad.

Llegar hasta allí no es en absoluto sencillo. El principal problema es lograr la suficiente velocidad como para llegar hasta allí en un plazo razonable, y eso es precisamente en lo que está trabajando la NASA. El objetivo de los ingenieros del Laboratorio de Propulsión a Chorro es precisamente desarrollar un motor que sea capaz de impulsar una sonda a una décima parte de la velocidad de la luz. Con ese motor podríamos alcanzar Proxima b en unos 44 años. La idea es tener ese propulsor preparado para 2069.

Advertisement

El plan de la NASA se ha anunciado discretamente en el marco de una Conferencia de la Unión Geofísica a la que ha tenido acceso New Scientist. Si le han dado tan poco bombo es porque es fruto de una decisión más política que otra cosa. Parte del presupuesto para la agencia de este año viene sujeto a la orden de desarrollar los sistemas de viaje interestelar.

Probablemente la orden esté relacionada con no quedarse atrás en ese reto. Actualmente, el proyecto más avanzado para visitar otros sistemas es Breakthrough Starshot, una iniciativa liderada por el millonario ruso Yury Milner y que cuenta con la colaboración de mentes tan privilegiadas como la de Stephen Hawking. [New Scientist vía BGR]