La nueva Ricoh GRIII es la cámara compacta de culto de siempre, pero más fácil de usar que nunca

La Ricoh GR II es casi un objeto de culto: una diminuta cámara de apunta y dispara con un gran sensor APS-C y un objetivo fijo de 18.3 mm f/2.8. Aunque Sony ha dominado el mundo de las cámaras point&click con su versátil serie RX100, la GR II ha sido una alternativa minimalista creada para fotógrafos que querían decir adiós al peso extra. La nueva GR III mantiene en gran parte lo que la hacía atractiva antes, con algunas mejoras clave que deberían hacer más fácil su uso en condiciones difíciles.

Sus fans han estado pidiendo una actualización de la GR II (e incluso de la GR I) durante bastante tiempo. Se anunció en 2015, e incluso entonces no suponía una mejora real respecto a la cámara original de 2013. La GR III representa la primera revisión de verdad de esta cámara compacta. Para empezar, la nueva cámara cuenta con estabilización de 3 ejes. En los últimos años, la estabilización se ha convertido en algo casi estándar en cualquier cámara premium, y esta bien verlo en una cámara compacta de bolsillo.

Advertisement

Además, la GR III cuenta con un sensor APS-C de 24.24 megapíxeles, un salto en resolución importante si lo comparamos con el 16MP de la GR II . Además de mayor resolución, la GR III también tiene un rango ISO más alto que va de 100 a 102.400. El límite de la GR II era de 25.600. Esto permite un poco más de flexibilidad a la hora de aumentar la sensibilidad, y subir la velocidad de obturación en condiciones más oscuras o en situaciones en las que quieras capturar un movimiento rápido.

También tiene un enfoque automático híbrido por detección de fase y de contraste. Se trata de algo nuevo en la línea de las GR y permite un enfoque más rápido en todas ls situaciones, así como un mejor enfoque en momentos en los que hay poco contraste. También tiene una pantalla táctil. Esto hace que resulte mucho más fácil el enfoque. Simplemente, toca el punto donde quieres enfocar y listo.

La lente de 18.3 mm podría disuadir a más de uno. Personalmente, siempre me ha gustado que la GR II tuviera una óptica fija sin zoom. Te obliga a planear tus fotos con cuidado, y aprecio que la GR II o la XF10 de Fujifilm sean tan sencillas. Está bien no tener que pensar por una vez en todas las funciones que hay que ajustar.

Advertisement

La XF10 es también una cámara decente en comparación con la GR III. Salió el año pasado y, al igual que la GR III, es una compacta con sensor APS-C de 24 MP, una lente fija equivalente a 28 mm y un ISO superior a la media que alcanza los 51.200. La gran diferencia entre las dos, además del precio (la XF10 cuesta $500 y es más barata que la GR II y la GR III), es que la XF10 graba vídeo a 4K y carece estabilización en el cuerpo de la cámara. Cuando estás en una zona oscura con ella, tienes que detenerte y aguantar la respiración, y probablemente tus fotos salgan borrosas de todas formas. Aunque he pasado mucho menos tiempo con la GR III, nunca me tuve que preocupar de esto.

Desafortunadamente, había una tremenda tormenta en Nueva York el día que probé la GR III, y no me permitieron salir del área donde nos dejaron la cámara, lo que me dejó pocos lugares donde probar el maldito cacharro.

Advertisement

Lo que me sorprendió, además del buen balance de colores y el contraste, fue la rapidez de la GR III. Puedes enfocar a 6 cm de distancia, darte la vuelta y sacar una estupenda foto del skyline de Nueva York en solo unos pocos segundos.

Advertisement

El rendimiento de su ISO también está muy bien. Una foto que saqué en una habitación oscura tenía mucho grano, pero eso no la hacía menos atractiva, y la imagen más oscura que tomé, un selfie con 4.000 de ISO, sigue viéndose bien y no tiene demasiado grano.

Para saber cómo de buena es esta cámara harán falta más pruebas que las que se pueden hacer en una hora en las propias oficinas de la marca. Sobre todo porque la GR III no es una cámara barata. Cuando salga en marzo, se venderá por $900. Está en línea con la serie RX100 de Sony, que pueden hacer más cosas (entre ellas, tener más zoom) pero cuentan con un sensor más pequeño. También es casi el doble que la Fujifilm XF10, o la Ricoh GR II, que todavía se pueden comprar.

Share This Story