Foto: Frank Augstein (AP Images)

Si pasas demasiadas horas enganchado a Fortnite podrías estar oficialmente enfermo. Eso es al menos lo que dice la Organización Mundial de la Salud. La institución acaba de incluir oficialmente la adicción a los videojuegos en su lista de trastornos del comportamiento perjudiciales para la salud.

Hasta ahora, la OMS consideraba la adicci√≥n a los videojuegos como un comportamiento vinculado a la tecnolog√≠a potencialmente peligroso en una lista que tambi√©n incluye el uso excesivo de smartphones, de computadoras o de la propia Internet. Sin embargo, este a√Īo la asamblea n√ļmero 72 de la organizaci√≥n ha decidido cambiar eso. Ahora la adicci√≥n a los videojuegos ha pasado a estar catalogada en la lista de des√≥rdenes debidos a comportamiento adictivo. El desorden en cuesti√≥n se ha definido como:

Un patrón de comportamiento de juego persistente o recurrente, que puede ser en línea o fuera de línea, manifestado por un control deficiente sobre el juego, aumentando la prioridad otorgada al juego sobre otros intereses de la vida y actividades diarias, y la continuación o escalada del juego a pesar de ocurrencia de consecuencias negativas.

Advertisement

La decisión no ha sentado nada bien a la industria del videojuego. Uno de los mayores grupos de esta industria, la Entertainment Software Association de Estados Unidos ha criticado que la decisión no se sustenta en pruebas lo bastante claras que indiquen una patología:

El trastorno del juego no se basa en pruebas lo suficientemente sólidas como para justificar su inclusión en una de las herramientas de establecimiento de normas más importantes de la OMS.

De manera similar se manifestaban en la Federación de Software Interactivo de Europa (ISFE). El CEO de la organización, Simon Little, ha dicho:

Nos preocupa mucho que no exista una evidencia lo bastante robusta como para que el desorden por videojuegos se incluya en una lista que influye en tantas recomendaciones y normas de la OMS. Una vez quede escrito en piedra las condiciones que han influido en esta decisi√≥n pueden ser un error que dure a√Īos.

Advertisement

[OMS vía CNet]