Un BMW Serie 5. Imagen: BMW

El próximo Grand Theft Auto perderá la gracia si la policía empieza a cerrar los coches a distancia. Ocurrió en Seattle: un ladrón se quedó con un BMW de gama alta y acabó atrapado en su interior. A petición de la policía, BMW había cerrado los pestillos del coche de forma remota.

Advertisement

Sobre las 5 de la ma√Īana, un hombre que se hab√≠a casado el d√≠a anterior se dio cuenta de que le hab√≠an robado el coche. Le hab√≠a prestado el BMW 550i a un amigo, y este hab√≠a dejado el veh√≠culo abierto con las llaves dentro. Un ladr√≥n que merodeaba por el parking se encontr√≥ con el pastel y decidi√≥ llev√°rselo a su casa. El hombre llam√≥ al tel√©fono de emergencias.

La policía contactó entonces con BMW, que pudo rastrear el vehículo y activar el cierre centralizado para dejar encerrado al ladrón. Los agentes encontraron el coche sobre las 5:45 en un callejón a tres kilómetros del lugar del robo y con el motor todavía en marcha. El ladrón estaba dormido en el asiento del conductor. Lo despertaron y se lo llevaron a la cárcel.

El sistema ‚ÄúConnected Drive‚ÄĚ de BMW permite cerrar y abrir un coche de forma remota gracias a una tarjeta SIM integrada en el veh√≠culo. Es c√≥modo y por lo visto puede evitar robos, pero tambi√©n es propenso a los hackeos.

Advertisement

[Policía de Seattle vía CNET]