Fotograma de la película de los emoji

Los ciudadanos de Arabia Saudita probablemente no se acuerdan de la √ļltima vez que fueron al cine. De hecho, las proyecciones estaban prohibidas desde hace 35 a√Īos. Sin embargo, el veto se ha levantado despu√©s de m√°s de tres d√©cadas. La pel√≠cula de los Emoji ha terminado con a√Īos sin s√©ptimo arte.

Lo cierto es que el momento hist√≥rico en Arabia Saudita se inici√≥ este fin de semana, cuando comenzaron a proyectar pel√≠culas animadas en una sala improvisada, despu√©s de que se levantara esa prohibici√≥n de hace 35 a√Īos.

Para la mayor√≠a de los cines que podr√°n abrir a diario el pistoletazo de salida ser√° en marzo, todo ello como parte de un proceso de reformas a las libertades de los ciudadanos que ya ha abierto tambi√©n la puerta a conciertos, teatros y mujeres conductoras (s√≠, aunque suene surrealista) durante el a√Īo pasado.

Por ahora, las autoridades est√°n patrocinando cines temporales administrados por el estado y equipados con un proyector, una alfombra roja y una m√°quina de palomitas de ma√≠z. Seg√ļn Mamdouh Salim, el hombre que est√° organizando estas sesiones:

Fotograma de la película de los emoji

Hasta ahora no hay infraestructura para cines, por lo que estamos tratando de aprovechar los lugares alternativos para aproximarnos a la experiencia cinematográfica. Tratamos de utilizar estas películas como un punto de partida de la primera proyección cinematográfica después de la decisión del 11 de diciembre de permitir salas de cine.

Advertisement

Para aquellos que no lo sepan, los cines fueron prohibidos a principios de la d√©cada de 1980 bajo la presi√≥n de los islamistas, cuando la sociedad saud√≠ se volvi√≥ hacia una forma de religi√≥n particularmente conservadora que desalentaba el entretenimiento y la mezcla en p√ļblico entre hombres y mujeres. Las reformas lideradas por el pr√≠ncipe heredero Mohammed Salman, de 32 a√Īos, han aliviado muchas de esas restricciones, ya que el gobierno trata de ampliar la econom√≠a y disminuir su dependencia del petr√≥leo.

En cuanto a ese momento histórico, el primer film que ha visto la luz tras la prohibición de tres décadas, ha sido, contra todo pronóstico, Los Emoji: La película, que aunque no se puede decir que sea muy buena (es un absoluto desastre), sí supone una apertura y tiene un valor simbólico más allá de su nula calidad artística.

Tras la película de Sony aparecerán muchas más, un proceso por el que las autoridades esperan abrir 300 salas con 2.000 pantallas para 2030, y la construcción de una industria que espera contribuir con más de 24 mil millones de dólares a la economía, además de crear hasta 30.000 puestos de trabajo permanentes. [Reuters]