Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Deluge

El otro día comentábamos la espectacular técnica de filmación de Terminator 2 en una escena donde no existía efecto especial alguno. Otro ejemplo, posiblemente de los más espectaculares de la historia del cine, ocurrió en 1933. Entonces no había nada parecido al CGI, y la magia del cine era una técnica completamente artesanal.

Advertisement

Nos referimos al film Deluge, posiblemente la primera película de desastres que nos ofrecía una escena histórica a través de un tsunami arrasando la ciudad de Nueva York. Dirigida por Felix E. Feist y protagonizada por Peggy Shannon, durante un tiempo se pensó que el film se había perdido hasta que apareció una versión doblada al italiano en la década de 1980.

En cuanto a la secuencia del desastre y los “efectos especiales” utilizados, fueron creados por el fabricante de modelos Ned Mann, quien también trabajó en la producción de Darryl F. Zanuck del Arca de Noé. Un trabajo artesanal que requirió la construcción minuciosa de un modelo a gran escala de la Gran Manzana.

Para ello, los edificios se construyeron a base de delgadas capas de yeso, lo que explica esa forma algo incómoda en la que parecen desmoronarse y romperse, más parecido a las construcciones de Lego.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Poster del film

La escena del tsunami muestra la ciudad reducida a un montón de escombros tras una inundación de proporciones bíblicas. La cámara sigue a los residentes en pánico corriendo por las calles mientras quedan sepultados bajo los escombros que caen de los edificios.

Advertisement

Al parecer, el modelo de la ciudad de Nueva York se encontraba en un set de sonido al completo, un espacio especialmente cerrado para permitir la inundación del mismo después del terremoto que desencadena el tsunami.

Histórica, al tratarse de la primera vez que el cine destruía Nueva York, y espectacular, es uno de esos casos donde la magia del cine hace honor a su leyenda. Por cierto, más de siete décadas después, los directores J.J. Abrams (Cloverfield de 2008) y Roland Emmerich (The Day After Tomorrow) hicieron un uso similar de la escena de la Estatua de la Libertad (arrollada por las impresionantes olas) al colocarla en el contexto de catástrofes apocalípticas. [Digg]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter