Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

La segunda película de Ataque a los Titanes es (también) un absoluto desastre

Tenía esperanzas. En serio. Grandes esperanzas. Había potencial, pensaba, y quizá, sólo quizá los responsables de la segunda entrega iban a demostrar que estaba equivocado firmando por fin una película decente de Ataque a los Titanes. Me equivocaba. No lo hicieron.

Advertisement

El mes pasado, reseñamos la primera entrega de Ataque a los Titanes. Este mes vuelvo a la carga con más. La película con actores reales (una película de toda la vida, en definitiva) se dividía en 2 partes: Volumen 1 y Volumen 2. Es habitual en Japón que los libros se lancen con este esquema y Kill Bill, en su día, siguió un esquema similar. En este último caso los motivos fueron que Tarantino tenía demasiado material planeado como para darse un atracón de varias horas de película. Con Ataque a los Titanes no estoy muy seguro de por qué es así.

A menos, que... ah sí, tenga que comprar dos entradas de cine diferentes. ¡Qué buena estrategia!

La última entrega, que viene con el título de Ataque a los Titanes: El fin del Mundo (Attack on Titan: End of the World), para el contador de duración a los 87 minutos, apenas una hora y 20 minutos. Es algo que está muy bien para una película de Woody Allen, pero la cuestión es que esto no es una película de Woody Allen. De media, y según los datos, una película así debería tener una duración entre los 111 y 119 minutos.

Advertisement

Ataque a los Titanes se siente además como si fuese todavía más corta, porque los 10 primeros minutos es una sucesión de imagen de la primera entrega que resumen y condensan lo que ocurrió en la misma. Así que si tenemos en cuenta eso, la duración real está todavía por debajo de los 87 minutos.

Advertisement

La segunda película arranca con Eren siendo capturado por la Brigada de la Policía Militar, con el protagonista amordazado y en una camisa de fuerza porque se ha convertido en un titán. De ahí escapa, porque otro titán, un Titán Acorazado, entra en la celda de retención, mata a unos cuantos custodios y se escapa con eran. Llegados a este punto, mis expectativas sobre si la segunda entrega conseguiría explicar algo más que la primera ya se habían desvanecido.

Si has leído el manga, estarías todavía más confuso, porque del Titán acorazado es un personaje completamente distinto a cómo aparece en la película (aquí es uno que se creó exclusivamente para la cinta). Durante esta secuencia, la banda sonora horrible de la primera película vuelve a la carga. En un segmento, y en cuestión de minutos, pasamos de música coral a rock industrial pasando por violones. Es irónico porque resume perfectamente toda la experiencia de la película. Inconexa.

Advertisement

Eren se despierta en una futurista habitación blanca donde hay una radio antigua tocando la canción de Skeeter Davis “El fin del mundo” (¡sutil!). Siendo honestos, esta escena está medianamente bien hecha, aunque debemos exceptuar el hecho de que pasé unos momentos preguntándome si me había dormido y despertado con otra película completamente distinta. Algo que intrínsecamente no es malo. Es más, llegados a este punto casi estaba esperando que sucediese.

Advertisement

Siguiendo, Eren es recibido por Shikishima, uno de los nuevos personajes exclusivos de la película, que lleva una botella de champán, saca un mando de Apple TV y enseña a Eren como el gobierno estadounidense creó los Titanes. Oh, creo que se me ha olvidado mencionar que de repente toda la escena ha cambiado y los personajes ahora llevan camisas de lino y están sentados en tumbonas en una habitación llena de arena. Sin más.

Y la cuestión es que viendo cómo los responsables de la película habían destrozado por completo el Ataque a los Titanes que yo conocía estaba algo dispuesto a ver hasta qué punto podía degenerar aquello. Pero no, de ahí pasamos de nuevo a la sucesión de escenas terribles que ya me era familiar.

Advertisement

Shikishima tiene una idea consistente en excavar, meter una bomba del ejército Americano y volar las murallas internas de la ciudad para atraer a los Titanes y que los humanos puedan escapar. O algo así, quien sabe. Eren y sus amigos, por el contrario, pretenden estallar la bomba para crear un montón de escombros lo suficientemente grande que tapone un agujero en las murallas exteriores de la ciudad.

Advertisement

Eren y Shikishima se suben en un tanque, sorprendiendo a los Survey Corps y en general a todo el mundo. Shikishima lleva ametralladoras y bazookas, algo que no aparece ni en el manga ni en el anime porque ambos van en contra del canon de Ataque a los Titanes. Pero la película es diferente, porque los Titanes comienzan originalemente sus ataques en el día de hoy, algo que se ve en el vídeo del Apple TV. Mientras el manga y el anime se ambientan en el pasado, la película lo hace en el futuro.

Advertisement

El resto de la película consiste en personajes de la primera entrega que a nadie le importan muriendo o haciendo cosas aleatorias, explosiones, escenas que nunca debieron salir de la isla de edición y estereotipos clásicos de películas de acción, como cuentas atrás y saltos súbitos en medio de la trayectoria de disparos, personajes que creíamos muertos volviendo súbitamente a la vida y cosas por el tilo.

Advertisement

Si esto hubiese sido una única película, en lugar de un volumen doble, probablemente hubiese sido (algo) mejor. Las escenas que son repetitivas o superfluas se habrían recortado probablemente del metraje final, y la película podría haber avanzado en dirección a algo en lugar de pasar el tiempo continuamente volviendo a la escenas de la primera película.

Por otro lado, si vas a alejarte argumentalmente del material original, de acuerdo, hazlo, puede salir algo interesante de hecho, pero maldita sea, hazlo bien. Y no lo han hecho. Actuaciones terribles y un argumento sin sentido hacen que sea imposible empaparse de la película. Es como una serie de elementos inconexos que se muestran uno tras el otro.

Advertisement

Las luchas entre Titanes de la primera entrega eran interesante, pero aquí apenas aparecen Titanes de menor tamaño, así que verlos luchar entre sí es bastante aburrido. Es probablemente el peor crimen de la película. Es aburrida. Lo único que había en juego era crear algo lo suficientemente extenso como para justificar la inclusión de una segunda película.

Advertisement

Y es que era todo innecesario. En lugar de hacer dos películas terribles, que requieren que deje mi casa para comprar dos entradas distintas, podían haber hecho una sola, una decente, y de paso ahorrarse todas las injurias en su nombre y ensuciar el buen nombre de Ataque a los Titanes. Mejor aún, podían haber hecho una sola película terrible y ahorrarse el trago de pasar por dos críticas del público terribles, pero la decisión de dividir la cinta no sólo se siente como una manera de exprimir al máximo la caja registradora sino de dos elementos inconexos que habrían funcionado mucho mejor juntos.

Advertisement

Hay un solo elemento de redención en esta segunda entrega: la canción del final. El popular grupo japonés Sekai no Omari vuelve con una nueva canción: SOS, que es infinitamente superior a la canción de la primera película. Lástima que los productores estuviesen demasiado ocupados en realizar más mejoras de este estilo. O cualquier mejora, para el caso.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story