Image: Wikimedia Commons

Hubo un tiempo donde la hero√≠na, el opioide que hoy amenaza con resurgir, la droga adictiva que ha acabado con la vida de miles de personas, no era odiada, ni siquiera temida. De hecho, a comienzos del siglo XX incluso se promocionaba como remedio para los m√°s peque√Īos: ‚ÄúLa tos desaparece‚ÄĚ.

A mediados del siglo XIX los investigadores desarrollaron el conocimiento suficiente para hacer ajustes al principal componente químico de la amapola, la morfina. En 1874, el químico británico C. R. Alder Wright hirvió morfina con un compuesto llamado anhídrido acético (molécula bastante reactiva) para ver qué pasaba.

Advertisement

Image: Gadfly

Lo que consigui√≥ Alder fue una versi√≥n m√°s fuerte de la morfina, una con dos peque√Īos grupos qu√≠micos adicionales que proven√≠an del anh√≠drido ac√©tico. Sin embargo, este descubrimiento no llev√≥ a mucho. Los colaboradores de Alder realizaron un par de pruebas en animales, y ah√≠ se qued√≥.

Image: Gadfly

Advertisement

En cualquier caso, Alder estaba menos interesado en lo que hacía el compuesto y más en lo que parecía. Por aquel entonces, los químicos no sabían cómo todos los átomos de la morfina estaban conectados entre sí. De esta forma, usaban reacciones como herramientas para deducir la estructura de una molécula. Cada nuevo producto de una reacción era una nueva pista.

Image: Gadfly

Cont√°bamos la historia de Alder porque realmente fue Inglaterra donde se descubri√≥ la hero√≠na. La historia alemana, seg√ļn los archivos de Bayer, cuenta que el qu√≠mico Felix Hoffmann sintetiz√≥ hero√≠na en el verano de 1897. Este fue el mismo verano en que sintetiz√≥ la aspirina, tambi√©n conocida como √°cido acetilsalic√≠lico.

Advertisement

Image: Gadfly

Hoffmann tampoco fue el primero en fabricar aspirina, pero Bayer comercializ√≥ ambos f√°rmacos con gran √©xito. Hoffmann empez√≥ a hacer aspirina y hero√≠na de la misma manera: tomando una mol√©cula hecha en la naturaleza y agregando un peque√Īo grupo qu√≠mico, el grupo acetilo.

Image: Gadfly

Advertisement

As√≠ fue como la hero√≠na pas√≥ a convertirse en una ‚Äúmarca‚ÄĚ de medicamento, una que fue recibida con entusiasmo por la comunidad m√©dica. Los primeros estudios no observaron efectos adversos. De hecho, los m√©dicos necesitaban medicamentos como la hero√≠na para aliviar la tos, porque las enfermedades pulmonares como la tuberculosis y la neumon√≠a sol√≠an ser terribles para los pacientes.

Image: Gadfly

As√≠, desde 1898 hasta 1910, la compa√Ī√≠a farmac√©utica alemana Bayer comercializ√≥ hero√≠na como supresor de la tos y sustituto de la morfina. Durante esta √©poca, la farmac√©utica lleg√≥ a promover la hero√≠na para su uso en ni√Īos con tos, resfriados e ‚Äúirritaci√≥n‚ÄĚ.

Advertisement

Image: Gadfly

Dan fe de ello los carteles que vemos publicados en varios peri√≥dicos espa√Īoles de la √©poca. Por ejemplo, instando al uso de ‚ÄúHeroina‚ÄĚ para tratar la bronquitis en los peque√Īos, mostrando a dos ni√Īos desatendidos que alcanzan una botella de opi√°ceo sobre la mesa de la cocina.

Otro anuncio ense√Īa a una madre con una cuchara d√°ndole a su ni√Īa enferma una cucharada de hero√≠na. ‚ÄúLa tos desaparece‚ÄĚ, dice el anuncio.

Advertisement

Image: Wikimedia Commons

Por cierto, ya en 1899 exist√≠an un pu√Īado de m√©dicos que comenzaron a dar la voz de alarma sobre un producto que podr√≠a ser potencialmente peligroso y adictivo. Para cuando toda la comunidad m√©dica quiso actuar, desafortunadamente el mercado negro estaba prosperando.

Para 1930 la heroína se había prohibido en la mayoría de las naciones excepto en condiciones médicas muy estrictas. [BusinessInsider, Wikipedia]