Un resfriado no es el fin del mundo, pero es un auténtico incordio para mantener el ritmo del día. ¿Es buena idea abandonar tu rutina de ejercicio si tienes un resfriado o una gripe? La respuesta depende, pero los médicos recomiendan seguir una norma muy sencilla: la norma del cuello.

Advertisement

¿Síntomas por encima o por debajo del cuello?

En general, quédate con la idea de que no es malo seguir haciendo ejercicio en mitad de un resfriado. Lo que hay que tener en cuenta es que tu organismo ya está sobrecargado combatiendo una enfermedad, y por tanto no puede rendir a tope. Edward R. Laskowski, de la Clínica Mayo, explica que el ejercicio puede hacernos sentir un poco mejor ya que ayuda a descongestionar las vías respiratorias superiores. Esa es precisamente la clave de todo el asunto. Laskowsky explica que si tu resfriado está “por encima del cuello”, puedes seguir haciendo ejercicio.

Si, por el contrario, los síntomas del resfriado están “por debajo del cuello” (fiebre, problemas estomacales, pulmones congestionados o dificultad para respirar) es mejor colgar las deportivas unos días y esperar a que mejoren los síntomas. Igualmente, si tienes fiebre o dolores musculares no es en absoluto buena idea hacer ejercicio.

Advertisement

¿Qué tipo de ejercicio es mejor? (y peor)

De nuevo, todo depende de cómo te sientas, pero en general es buena idea moderar la intensidad del ejercicio cuando tenemos resfriado o gripe. El doctor Richard Besser, editor médico de ABC News explica que los resfriados disminuyen nuestra energía y rendimiento. Matarse en el gimnasio no ayudará a expulsar más rápido los virus. Solo te agotará más y te sentirás peor. Besser recomienda ejercicios moderados como caminar, hacer yoga o danza. Si sueles hacer ya ejercicio de manera habitual, como correr, puedes seguir haciéndolo moderando las sesiones y cumpliendo la regla del cuello explicada arriba. Lo PEOR que puedes hacer es:

  • Correr de manera intensa: No importa que estés entrenando para una marathón. Correr prolongadamente estando resfriado no es una buena idea. Un estudio de 2016 descubrió que el sistema inmune se ve seriamente comprometido durante 24 horas tras una rutina de correr 90 minutos o más. En otras palabras, correr mucho hará que el resfriado dure más.
  • Pesas o máquinas de Gimnasio: Besser esgrime dos razones por las que es mejor descansar unos días sin pisar el gimnasio si tenemos catarro o gripe. La primera es que los músculos no rinden igual estando enfermo. Te costará más levantar peso o moverlo, y el riesgo de lesión muscular aumenta. La segunda razón es de pura corrección. Ir al gimnasio a toser y estornudar en la cara del resto de deportistas solo ayuda a aumentar su riesgo de contagio.
  • ¿Montar en bici y nadar?: lo ponemos entre interrogantes, porque depende mucho de cada persona. Hay deportistas que encuentran vivificante darse un chapuzón en la piscina. A otros la congestión les convierte cada largo en una agonía. La bicicleta descongestiona si corremos de forma moderada, pero también reseca la nariz, lo que puede empeorar los síntomas en algunos casos. Como siempre, escucha a tu cuerpo y no lo fuerces.

Advertisement

Prevenir mejor que curar

Un último apunte: hacer ejercicio moderado es una de las mejores formas de evitar ponerse enfermo. No es un remedio infalible, pero mantener una san dosis de ejercicio ayuda a mantener el sistema inmune alerta y funcionando. La mejor forma de curar el resfriado es no pillarlo. [vía Health, Clínica Mayo y Web MD]