Probablemente, una de las cosas que m√°s echan de menos los astronautas en el espacio sean las comidas de la tierra. Y si tenemos que hablar de un plato que le gusta pr√°cticamente a todo el mundo, esa es la pizza. Para eso est√° el robot Chef 3D, capaz de imprimir pizzas en menos de 5 minutos.

Lo cierto es que en unos a√Īos el robot de la empresa BeeHex podr√≠a suponer una alternativa a las comidas liofilizadas y preenvasadas dise√Īadas para la nutrici√≥n y consumo en microgravedad.

Advertisement

¬ŅC√≥mo funciona? Al igual que otras impresoras 3D se conecta a un ordenador que le dice qu√© pasta, salsa o queso usar. Los cartuchos se llenan con todos los ingredientes necesarios y la boquilla del robot empieza a acumular pasta licuada, seguido de la salsa, toppings y queso fundido. La raz√≥n de que la pizza sea uno de los primeros alimentos que se imprimen en 3D se debe a que su preparaci√≥n funciona por capas, as√≠ que se adapta a la perfecci√≥n al funcionamiento de la tecnolog√≠a.

La historia de BeeHex es curiosa. Naci√≥ como un proyecto de la NASA, de hecho le proporcion√≥ una subvenci√≥n de 125.000 d√≥lares para investigar c√≥mo la impresi√≥n 3D podr√≠a ser utilizada para hacer alimentos. Recientemente la compa√Ī√≠a cerr√≥ una ronda de financiaci√≥n de un mill√≥n de d√≥lares para su despegue, aunque por ahora es un prototipo que esperan sacar al mercado a lo largo de este a√Īo.

Mientras que los consumidores a√ļn no hemos digerido por completo la idea de los alimentos impresos 3D, lo cierto es que ya existe inter√©s entre las empresas de alimentos para adoptar la tecnolog√≠a. Y no son s√≥lo las pizzas, tambi√©n el queso, en este caso el queso procesado. Hace unos d√≠as un grupo de investigadores de la University College Cork en Irlanda exploraron c√≥mo la impresi√≥n 3D afecta a la estructura del queso.

Advertisement

El equipo fundió un queso procesado disponible en los supermercados y lo dispuso a través de una impresora 3D modificada que imprimió el queso. El elemento se imprimió en cilindros que luego se enfriaron durante 30 minutos y se pusieron en el refrigerador durante un día. Después de 24 horas de refrigeración, los investigadores sacaron el queso de la nevera para comprobar su textura y estructura química. Este fue el video del experimento:

Sea como fuere, la comida en impression 3D es un mercado totalmente nuevo e inexplorado. Uno que incluso podría hacer que la dieta en el espacio cambie de sabores (y texturas). [Zdnet]