Algún día los conductores de coches de Google Street View deberían escribir un libro con sus aventuras. No solo han tenido accidentes de lo más variopinto o han pillado a gente en situaciones íntimas. También los han estado a punto de linchar o, como en este caso, los ha parado la policía.

Ocurría en Japón, donde es muy habitual que la policía instale radares de velocidad portátiles. Si un coche los hace saltar, un amable agente nos da el alto con una banderita y nos hace aparcar junto a una mesa portátil donde otro amable agente procede a clavarnos un papelito de los que duelen al bolsillo una barbaridad.

En Afternoon News explican que el incidente tuvo lugar en Hokkaido, pero que no se ha hecho pública constancia de si el coche de Google Street View realmente vulneró la ley o la policía lo paró por otros motivos. En las imágenes de la zona que captó el vehículo para Google Street View no hay rastro de la policía, así que suponemos que el coche de la compañía tuvo que volver otro día. Si vas al volante, cuidado con los límites de velocidad, incluso si vas de parte de Google. [Afternoon News vía Kotaku]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)