En el viral de la semana, tambi√©n conocido como ‚Äúel v√≠deo m√°s australiano que ver√°s nunca‚ÄĚ, un hombre con camisa de franela propina un pu√Īetazo a un canguro de dos metros para salvar a su perro de morir estrangulado. Y hasta ah√≠ pod√≠amos contar; ni el v√≠deo ni la descripci√≥n aclaraban mucho m√°s.

Afortunadamente, el Daily Mail y news.com.au han decidido invertir sus recursos en este tema tan crucial, y ahora sabemos quién es ese hombre y de dónde ha salido el vídeo. Por si te lo perdiste, aquí lo tienes en HD:

Su nombre es Greig Tonkins y es uno de los guardianes del zool√≥gico de Taronga Western Plains en Nueva Gales del Sur, Australia. Lo que vemos en el v√≠deo ocurri√≥ en junio de este a√Īo mientras Tonkins y sus amigos estaban de caza en Condobolin, Nueva Gales del Sur. Los cazadores organizaron el viaje para Kailem Barwick, un amigo enfermo de c√°ncer cuyo √ļltimo deseo era cazar un jabal√≠ de 100 kilos junto con sus perros.

Advertisement

Un d√≠a, mientras persegu√≠an el rastro de unos cerdos, uno de los perros de caza llamado Max fue a dar con un enorme canguro rojo, que no dud√≥ en agarrarlo por el cuello. El due√Īo del perro, Greig Tonkins, corri√≥ a separarlos por temor a que sufrieran da√Īos. El canguro liber√≥ al perro y se irgui√≥ para enfrentarse a aquel humano, pero un fuerte derechazo lo dej√≥ confundido. El marsupial cambi√≥ de opini√≥n y se alej√≥ dando saltos.

Uno de los amigos de Tonkins lo grabó todo y creó un DVD para recordar aquel viaje. El clip que se ha hecho viral sale de ese DVD. Kailem Barwick, el joven con cáncer al que le dedicaron el vídeo, falleció la semana pasada.

Advertisement

La an√©cdota se habr√≠a quedado en eso, una an√©cdota entre amigos, si el v√≠deo no se hubiera hecho viral. El famoso pu√Īetazo lleg√≥ hasta el zool√≥gico donde trabaja Tonkins, y all√≠ no hizo mucha gracia. ‚ÄúEl bienestar de los animales y la protecci√≥n de la fauna australiana son de suma importancia para Taronga‚ÄĚ, dijo un portavoz del zoo. ‚ÄúEstamos trabajando con el se√Īor Tonkins para entender las circunstancias exactas del evento, y consideraremos cualquier acci√≥n apropiada‚ÄĚ.

Los otros cazadores defienden a su amigo diciendo que es inofensivo. ‚ÄúFue gracioso porque el tipo que lo hizo es el m√°s pac√≠fico [de nosotros]. Nos re√≠mos de √©l por tirar un golpe tan fuerte‚ÄĚ. Ahora el DVD de la cacer√≠a est√° a la venta en kioscos para aprovechar el tir√≥n. [Daily Mail, news.com.au]