Lo que vemos: la impresionante estela que deja un avión desde un punto de vista algo inusual, bastante cerca y por encima de la aeronave. Una auténtica belleza.

La teoría de la conspiración de los chemtrails denuncia la “cada vez más frecuente” pulverización intencionada de productos químicos en la troposfera con múltiples propósitos: modificar el clima, propagar enfermedades, incluso esterilizar a la gente para frenar la superpoblación.

Por supuesto, no es cierto. La realidad es más simple, y las estelas de condensación son simplemente nubes de vapor de agua que se forman por un incremento de la humedad en torno a los escapes de los aviones o por cristalización de la atmósfera en los vórtices de las alas. Y sí, son estelas inofensivas que, a diferencia del combustible, no contaminan. [Twitter]

Advertisement


Para estar al tanto de más noticias, síguenos en Twitter @GizmodoES