Planta termosolar de Ivanpah, en California. Imagen: J_R / Flickr

2015 fue un a√Īo r√©cord para las renovables. Se instalaron 500.000 paneles solares al d√≠a en todo el mundo. Se levantaron dos turbinas de viento cada hora en pa√≠ses como China. Y, por fin, las fuentes de energ√≠a renovables superaron al carb√≥n en su capacidad global para producir electricidad.

Pero no tan rápido: el carbón y los combustibles fósiles en general siguen siendo nuestra principal fuente de electricidad. Sin embargo, el crecimiento acelerado de las energías limpias ha conseguido quitarle el primer puesto en términos de potencial. Las plantas solares, eólicas e hidráulicas suman ahora una mayor capacidad de producción a nivel global que el carbón, pero siguen muy atrás en la cantidad de electricidad que producen realmente.

Mientras que el carb√≥n puede generar electricidad 24 horas al d√≠a, las fuentes renovables dependen del sol, el viento o las lluvias. Las centrales el√©ctricas de carb√≥n suministraron cerca del 39% de la energ√≠a del mundo en 2015, mientras que las energ√≠as renovables se quedaron en el 23%, seg√ļn datos de la Agencia Internacional de la Energ√≠a (AIE).

A pesar de ser menos eficientes, la presión que ejerce el cambio climático y los incentivos de los diferentes gobiernos favorecen un crecimiento imparable de las centrales de energías renovables para que dejemos de depender de los combustibles fósiles y empecemos a reducir las emisiones.

[BBC, Financial Times]