La lista de dispositivos que pueden ser utilizados para espiarnos cuenta, desde hoy, con un nuevo e inesperado miembro: el giroscopio. Investigadores de la Universidad de Stanford y del grupo de seguridad israelí conocido como Rafael han desarrollado un método para utilizar el sensor que mide la orientación de nuestro móvil como si fuera un micrófono.

El descubrimiento, que será presentado en la próxima conferencia de seguridad Usenix, parte en realidad de un principio muy simple. Los giroscopios del móvil son capaces de medir las vibraciones para determinar la posición relativa del teléfono. De hecho, son tan sensibles, que también pueden utilizarse para captar las vibraciones que produce el sonido en el aire y traducir las frecuencias a sonidos audibles

El sistema no es perfecto, pero funciona. En diversas pruebas, los investigadores han logrado que el giroscopio captara el 65% de una serie de dígitos pronunciados cerca del smartphone. También es capaz de reconocer si la voz es de un hombre o una mujer el 84% de las veces.

Quizá lo más preocupante es que el giroscopio no está dentro de los componentes del smartphone sobre los que las aplicaciones necesitan pedir permiso al usuario. Cualquier aplicación puede usarlo a placer sin pasar por controles de seguridad del sistema operativo. [vía Wired]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)