Un equipo internacional de cientĂ­ficos ha logrado simular en laboratorio las condiciones que se producen en el nĂșcleo de un exoplaneta gigante. No es que vayamos a crear nuestra propia mega Tierra mañana, pero es un avance importante para entender cĂłmo se forman estos planetas y, sobre todo, donde buscarlos.

El avance es resultado de un trabajo conjunto entre fĂ­sicos del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, en Estados Unidos, la Universidad de California, y la Universidad Bayreuth en Alemania. Lo que ha hecho este equipo es simular las altĂ­simas presiones que tendrĂ­an que darse en el nĂșcleo de planetas con masas mĂĄs de cinco veces superiores a la de la Tierra. Para ello, primero han sintetizado un tipo especial de cristales de un material llamado stishovita.

Advertisement

La stishovita es un compuesto de Ăłxido de silicio, y estĂĄ considerado una de las variedades mĂĄs densas del cuarzo. En estado natural solo se encuentra en pequeñas cantidades en los lugares donde han impactado meteoritos. Sin embargo, los investigadores han logrado crear cristales casi perfectos de este sĂșper cuarzo que luego han sometido, mediante compresiĂłn por lĂĄseres, a presiones de mĂĄs de cinco millones de atmĂłsferas.

La mediciĂłn del punto de fusiĂłn de la stishovita ha permitido deducir algunos datos interesantes de nuestro sistema solar. Por ejemplo, que el nĂșcleo de JĂșpiter, Saturno, Urano y Neptuno estĂĄ formado por silicio sĂłlido. TambiĂ©n han llegado a la conclusiĂłn de que los planetas sĂłlidos tienden a tener un nĂșcleo de roca fundida que genera un fuerte campo magnĂ©tico, uno de los elementos que facilitan la vida en planetas como el nuestro.

Advertisement

Los experimentos de este tipo, cuyos resultados acaban de publicarse en la revista Science, no solo permiten ahondar en el estudio de las diferentes propiedades de elementos a esas presiones (el hidrógeno, por ejemplo, se comporta como un fluido metålico) sino que también aportarå nuevos datos sobre cómo evolucionan los planetas, y qué características buscar para aumentar las probabilidades de hallar vida en esos astros. [Laboratorio Nacional Lawrence Livermore vía Science]

Fotos: E. Kowaluk, LLE y Laboratorio de lĂĄseres de la Universidad de Rochester

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)