Felix Kjellberg, alias PewDiePie, con el cease and desist de T-Series
Captura de pantalla: PewDiePie (YouTube)

Justo cuando la batalla entre PewDiePie y T-Series por ser el canal con más suscriptores de YouTube estaba llegando a su fin, PewDiePie subió el tono revelando que los abogados de T-Series le habían mandado una orden de cese y desistimiento por un supuesto caso de difamación.

Después de muchas idas y venidas, la semana pasada el canal de música T-Series superó en suscriptores al youtuber PewDiePie convirtiéndose, durante un periodo de cinco días, en el canal número 1 de la plataforma. PewDiePie había grabado de antemano una canción para felicitar a T-Series por el adelantamiento, así que decidió publicarla el domingo.

Pero, lo que en principio parecía una felicitación sincera, se torna rápidamente en sarcasmo cuando la canción menciona que T-Series, “una corporación enorme que gestiona todas las canciones de Bollywood”, empezó su negocio “vendiendo canciones piratas” y hoy su dueño sigue bajo escrutinio por una “masiva evasión de impuestos”.

Advertisement

“Estoy seguro de que no habéis tenido nexos con la mafia”, añade PewDiePie antes de aclarar que “por razones legales: esto es una broma”.

Poco después entendemos por qué Felix Kjellberg, alias PewDiePie, está tan enfadado. Según sugiere la canción, T-Series mandó a Felix una orden de cese y desistimiento para intentar tirar el vídeo más popular de su canal, el videoclip de Bitch Lasagna en el que humilla abiertamente a la marca india:

“Tuvieron un problema con que les dijera que se aguantaran su defecación”, dice PewDiePie, en referencia a la letra de Bitch Lasagna. “Pero eso no es una difamación”, añade, antes de soltar una serie de improperios como “podéis lamerme mis putas albóndigas suecas” o “los indios tienen caca en el cerebro”, que “tampoco son difamaciones” aunque sean “mentiras racistas”.

Advertisement

En general, la letra de Congratulations es más cruda y directa que la de Bitch Lasagna e intenta poner en perspectiva que hizo falta una gran corporación en un país de mil millones de personas para superar a PewDiePie. De hecho, después de su publicación, la diferencia de suscriptores entre PewDiePie y T-Series pasó de -100.000 a 35.000, por lo que ahora Felix vuelve a ser el youtuber número 1 con más de 92 millones de suscriptores.

Al final, parece que PewDiePie cedió el trono antes de tiempo y T-Series celebró demasiado pronto. Lo que está claro es que esta batalla ya ha dejado de tener gracia. Como dice Eduardo Marín, YouTube ya no es lo mismo.