Imagen: Razer.

El fin de un reinado ha llegado. Felix Kjellberg, más conocido como PewDiePie, ha perdido tras mas de cinco años su corona como el youtuber con más suscriptores en toda la plataforma, tras una batalla llena de memes y polémicas. El nuevo líder, T-Series, demuestra cómo ha cambiado YouTube a lo largo de los años.

PewDiePie, el canal de Kjellberg, se convirtió por primera vez en el canal con mas suscriptores de YouTube el 15 de agosto de 2013, pero volvió a ser superado por un canal oficial de YouTube durante casi dos meses. Sin embargo, desde el 22 de diciembre de 2013 se ha mantenido invicto, superando incluso a cantantes como Justin Bieber o Ariana Grande, entre tantos otros. El youtuber, un sueco que graba vídeos en su casa con un presupuesto mínimo en comparación a los grandes artistas y corporaciones, se ha mantenido invicto hasta ahora.

Pero todo tiene su final. Un canal de la India llamado T-Series se comenzó a acercar a PewDiePie a una velocidad alarmante en cantidad de suscriptores a principios d 2018. El canal indio estaba creciendo demasiado rápido, consiguiendo millones de nuevos suscriptores cada mes, por lo que el reinado de PewDiePie se acercaba a su fin de forma inevitable. La única pregunta que quedaba era cuándo sucedería.

Advertisement

El liderazgo de PewDiePie parecía acabar cuando el youtuber alcanzó los 67 millones de suscriptores, pero gracias al apoyo de otro youtuber, Mr.Beast, además de otros en internet, Felix logró incrementar sus seguidores y mantenerse como líder hasta superar los 91 millones de suscriptores. El apoyo de estos youtubers consistió en ideas tan absurdas como comprar espacios publicitarios en periódicos, canales de televisión e incluso en los baños de restaurantes y centros comerciales de varios países, invitando a todo el que lo viera a suscribirse a PewDiePie.

Advertisement

El plan era que la campaña se hiciera viral, y lo consiguieron, por lo que Felix pudo seguir ocupando el trono durante mas meses. Además, aprovechando la atención en redes sociales y medios que estaba teniendo su “guerra” virtual, también aprovechó para recaudar dinero para una organización benéfica en pro de los derechos de niños.

Durante el Super Bowl, Mr. Beast y su grupo lograron enviar el mensaje: “Sub 2 PewDiePie” (Subscríbanse a PewDiePie).

Advertisement

También hubo al menos una concentración a favor de PewDiePie, levantando carteles que decían “Subscribe 2 PewDiePie” mientras marchaban por las calles de Estonia.

Advertisement

Incluso Elon Musk apareció en uno de sus videos, junto a uno de los creadores de Rick and Morty.

Advertisement

Sin embargo, con el paso del tiempo el “meme” de Subscribe to PewDiePie dio un giro hacia algo mucho más oscuro. La campaña comenzó a ser utilizada como un chiste por grupos extremistas y supremacistas, e incluso lo mencionó el terrorista del ataque a una mezquita en Nueva Zelanda, en el que fueron asesinadas docenas de personas, no como manera de relacionarse con el youtuber, quien manifestó su desprecio absoluto a la matanza, sino con la clara intención de aprovechar la atención que le darían los medios por decir esa frase, para masificar y darle aún más cobertura y atención a su detestable acto.

Tras esto, el meme pasó al olvido y básicamente todos los youtubers que lo usaban, como parte de la campaña de apoyo a PewDiePie y como un chiste además de claramente para llamar atención a sus propios canales, dejaron de usarlo por completo y se distanciaron de esa frase, ahora tóxica.

Advertisement

T-Series siempre estuvo destinado a alcanzarlo y superarlo, incluso tras una batalla que duró meses y se hizo viral en todo el mundo. La compañía india incluso también inició su propia campaña para lograr superar el canal de Kjellberg, quien ahora es el número 2 de YouTube, y me atrevería a decir que es prácticamente imposible que vuelva a coronarse como el número 1.

Advertisement

PewDiePie no tiene forma de competir contra una corporación de música y cine tan popular en un país con más de 1.300 millones de personas. Sencillamente no la tiene.

Advertisement

Pero esto va mas allá de PewDiePie, su canal e incluso su contenido. La moraleja más importante de esto para la plataforma es que la derrota de PewDiePie es la prueba de cómo ha cambiado YouTube.

YouTube ya no es lo que era

Advertisement

PewDiePie se convirtió en una figura no deseada para YouTube (la compañía, no la plataforma). Tras hacer comentarios racistas y ofensivos, aunque haya pedido disculpas diciendo que “solo fue una broma”, la compañía parece haberse olvidado por completo de él como imagen. Ya no lo invitan a sus vídeos de celebración como YouTube Rewind, en el que aparecen a sus estrellas más grandes (y no había nadie más grande que él en tema de suscriptores). También “perdonaron” a Logan Paul por su vídeo de un cadáver y, tras meses de haber suspendido el estreno de su nueva película para YouTube, la compañía ya la ha publicado. Pero en el caso de PewDiePie, la segunda temporada de su serie cancelada (que Kjellberg asegura ya estaba casi lista) brilla por su ausencia.

Lo que quiero decir es que para YouTube, Kjellberg dejó de ser “el niño de oro” hace algunos años, cuando el youtuber decidió dar un cambio drástico a su contenido y su manera de hacer vídeos, mostrar su verdadera personalidad e incluso dejar de jugar casi por completo en sus vídeos, lo que lo llevó a la fama tantos años atrás. YouTube ya no quiere que PewDiePie sea su imagen, sino más bien otros como Logan Paul, Jake Paul, Lele Pons, KSI, Les Twins y todos esos youtubers que se dedican más a vender su imagen, a convertirse en productos. A ser marcas. No tengo nada en contra de estos youtubers ni su contenido, simplemente son un buen ejemplo de lo que es hoy en día la plataforma.

Advertisement

Recientemente me encontré con este vídeo del canal EmpLemon que explica a la perfección por qué es importante para YouTube que PewDiePie deje de ser el número 1. Te gusten o no sus vídeos, estés molesto o no con él por sus comentarios polémicos y ofensivos, da igual. Kjellberg es el símbolo de una era de YouTube que no volverá jamás. La era de los creadores de contenido independientes.

Advertisement

Porque sí, todavía hoy en día hay millones de youtubers con cualquier cantidad de suscriptores que se dedican a grabar vídeos en su habitación, comentando películas, series, juegos, productos tecnológicos o sencillamente jugando al PUBG o Fortnite. Pero sin importar los muchos suscriptores que tengan, sus ingresos ni su impacto en la plataforma serán iguales al que tuvieron los youtubers que hacían lo mismo hace 5 años.

Advertisement

Esto se debe a que YouTube se ha convertido en una plataforma que ya no parece estar dirigida a creadores independientes, o al menos esa es la impresión que da. Cada vez más marcas, más corporaciones y más personalidades o “estrellas” que parecen creadas de manera artificial (como, por ejemplo, los hermanos Paul) se han apoderado de la plataforma. No me refiero en términos de popularidad, ni mucho menos de calidad de contenido, sino en términos de importancia para YouTube como compañía. Son sus nuevos niños de oro, su nuevo enfoque.

YouTube ya no es para youtubers, o al menos no para los independientes, los que graban en una habitación de su casa frente a una cámara. Este tipo de creadores ha quedado desfasado al segundo lugar en la plataforma, y la mayor prueba de ello son las incontables quejas de muchos creadores de contenido, quienes han migrado a Twitch y Facebook Live para poder seguir ganando dinero para vivir, o usan otras plataformas como Patreon para que sus seguidores los apoyen financieramente. El hecho de que PewDiePie ya no sea el número 1 es algo que va acorde a esta nueva era.

Advertisement

PewDiePie, hablando en un vídeo sobre perder su corona, también cree que esto es reflejo de la nueva tendencia corporativa de YouTube: “En realidad no me importa T-Series, en serio, es un chiste, un gran meme. Pero creo que si YouTube cambia y la audiencia lo siente como algo muy corporativo, algo más tomará su lugar. La gente disfruta este tipo de conexión [directa con los creadores], y creo que algo más llegará si [YouTube] se vuelve más corporativo”.

Advertisement

Quizás tenga razón, quizás llegue otra plataforma que mantenga este contacto “persona a persona” con creadores independientes. Quizás esa plataforma sea Twitch. O quizás más nunca volveremos a ver algo así. Pero la realidad es que YouTube iba a cambiar tarde o temprano, se convirtió en algo demasiado grande como para mantenerse siendo una plataforma de creadores indie. Y después de todo, es un negocio, y uno muy bueno.

El Rey ha muerto, larga vida al Rey™.


Para leer más historias como esta síguenos en Flipboard.